Todo lo que nos pasa

Todo lo que nos pasa

Todo lo que nos pasa…, tiene siempre su existencia, una razón de ser. Todo lo que nos suceda a nosotros, sea lo que sea, sea a nuestro escaso juicio bueno o sea malo, es lo que Dios ha dispuesto, que nos suceda, bien porque esto es su deseo de que así suceda y a Él le agrade, o bien porque no siendo lo que nos suceda ni del agrado de Él y menos del nuestro, permite que nos suceda. Ya que entiende que nos conviene, y uno se pregunta: ¿Nos conviene porqué y para qué? ¿Pero es que acaso Dios no es omnipotente absoluto y no puede evitar el mal? Porque si se trata de mal, este mundo está rebosante de él, por los cuatro costados.

Para responder a estas preguntas, conviene antes que tengamos muy claras una serie de ideas, que aunque si hayamos oído hablar de ellas alguna vez, quizás no las tengamos en cuenta y muchas veces se nos olvidan. Son una serie de principios básicos que hay que tener siempre presente, para comprender a Dios, para entender quién es Dios, y porqué actúa algunas veces de manera tan sorprendente para nosotros.

Empecemos por analizarnos a nosotros mismos. Nosotros somos unos seres creados por Dios a su imagen y semejanza, exclusivamente en lo que se refiere a nuestra alma, pues Dios es un ser espiritualmente puro y carece de un cuerpo material como nosotros tenemos. Por ello nuestro primer y garrafal error es que dada la prepotencia de nuestro cuerpo material sobre nuestra alma espiritual, es la de mirar y ver a Dios y juzgarlo antropomórficamente, o en palabras más simples, en tomar y juzgar a Dios como a uno más de nosotros.

Sí, desde luego más inteligente y más potente, que todos nosotros, pero uno más… Habría que pensar en aquello de que: Se cree el ladrón que todo son de su misma condición. Por otro lado nosotros vivimos sometidos a la tiranía de nuestra soberbia, que nos dice que somos los más guapos o guapas, los más inteligentes, y nunca descollamos lo suficiente en esta vida, de acuerdo con nuestra valía, valiendo lo que valemos, porque la sociedad no sabe valorarnos todo lo que somos. Y para que se vea lo palpable que es esta realidad, no hay nada más que ver la cantidad de resentidos que hay en nuestro mundo. La humildad brilla por su ausencia y así nos va el pelo a todos.

En otras palabras tomamos a Dios y lo juzgamos en un plano igualitario a nosotros. Con eso de que tanto nos ama, según nos dicen, somos tan estúpidos que llegamos a pensar ¡Claro nos ama porque nos lo merecemos! El colmo de esta mentalidad, es lo que le oí decir a una persona, que dada su carrera de diplomático se supone que debería tener un cierto grado de cultura y sobre todo de formación religiosa, y en una conversación entre amigos, llegó a decir: Hay tanta miseria en el mundo, que Dios  debería de pedirnos perdón por haberla permitido. ¿Se puede pensar en un mayor grado de soberbia humana y desconocimiento de quién es Dios?

Dios es el Ser más maravilloso que existe, y lo peor es que a nadie le podemos dar las gracias de su existencia, porque nadie lo ha creado y de ser nuestro padre, naturalmente excepto a Él mismo. Dios nos ha creado a nosotros. El exégeta  Etienne Brot sobre este tema de la creación del ser humano, escribe diciendo: “Ese Dios trinitario, acostumbrado desde toda la eternidad a un amor interpersonal de pureza perfecta, ha sido, pues, totalmente desinteresado en su obra creadora, no pensando en modo alguno en Sí mismo, en su recreo o en su satisfacción personal, sino únicamente en el bien y en el interés de sus criaturas a las que quiso dar todo lo que Él es y todo lo que tiene, excepto algo cuya importancia crecerá a raíz del pecado original; no les ha dado, ni les dará jamás, su inalienable naturaleza de Creador. Serán pues criaturas eternamente y se beneficiarán de Sus dones no por naturaleza, sino por la gracia”.

Y este Dios creador nuestro nos ama de tal forma, que realmente no es el hombre el que busca el amor de Dios, es Dios el que busca el amor del hombre y lo busca de tal manera que a juicio de Santa Teresa de Lisieux, Dios es el mendigo del amor, mendigo de nuestro amor que insaciablemente lo busca. Somos íntimamente amados, –escribe Nouwen- mucho antes, de que nuestros padres, maestros, cónyuges hijos y amigos nos amen o nos lastimen. Ésa es la verdad de nuestras vidas, Ésa es la verdad que quiero que reclames para ti. Ésa es la verdad proclamada por la voz que dice: Eres mi querido. Escuchando esa voz con gran atención interior, oigo en mi corazón palabras que dicen: Te he llamado por el nombre, desde el comienzo mismo. Eres mío y yo soy tuyo. Eres mi amado en ti descansa mi predilección.

Te he moldeado en las profundidades de la tierra y te he implantado en el seno de tu madre. Te he tallado con las palmas de mis manos y te he ocultado en la sombra de mi abrazo. Te miro con ternura y cuidados infinitos, con un cuidado más íntimo que el de una madre para con su hijo. He contado cada pelo de tu cabeza y te he guiado a cada paso. Dondequiera que vayas voy contigo, y dondequiera que estés te cuidaré. Te daré alimentos que satisfarán toda tu hambre, y bebidas que extinguirán toda tu sed. No te ocultaré mi rostro. Me conoces como a ti mismo, así como yo te conozco como a mí mismo. Me perteneces. Soy tu padre, tu madre tu hermano, tu hermana tu amante y tu cónyuge… Si, hasta tu hijo… Donde estés ahí estaré. Nada nos separará jamás… Tú y yo somos uno… Te amo deseo tu amor, lo espero ardientemente, cono el campo reseco, espera el agua, como la cierva busca corrientes de agua… No me des la espalda que mi dolor seria, como aquel sufrimiento y aquellos dolores que tuve en el Huerto de Getsemaní y más tarde en el Calvario… Lo hice por ti y solo por ti lo volvería a hacer, para ganarme tu amor.

Y este Ser excepcional, que nos ha creado y que está loco por nuestro amor, desea, mucho más que nosotros mismos nuestra eterna salvación, nos quiere a su lado eternamente y por ello todo lo que nos pasa a cualquier ser humano, sea bueno o malo, solo tiene una finalidad, nuestra eterna felicidad, para la cual hemos sido creados. Y de una forma o de otra, Dios desea que alcancemos su gloria,…, la gloria que nos tiene preparada desde el mismo momento de nuestra personal creación. Creó nuestra alma y al mismo tiempo su eterna felicidad que nos está esperando.

Por ello, nada de extraño tiene que los males que nos sucedan en este mundo, sean males si los consideramos con los ojos de nuestra cara, pero son bienes maravillosos, contemplados con los ojos de nuestra alma, porque ellos ven que estos males que tememos y no adoramos, nos ponen más cerca de la gloria que nos espera. Cuanto más tengamos  desarrollados los sentidos de nuestra alma, mayor será su vida espiritual, y mejor comprenderemos estos conceptos, que para los que carecen  de ojos espirituales, o los tienen cerrado, les es imposible, ver ya en esta vida, las maravillas que el Señor nos tiene preparadas para cada uno de nosotros.

Detrás de todo lo que nos pasa esta el Señor, el cual nos dejó dicho: “6 ¿No se venden acaso cinco pájaros por dos monedas? Sin embargo, Dios no olvida a ninguno de ellos. 7 Ustedes tienen contados todos sus cabellos: no teman, porque valen más que muchos pájaros”. (Lc 12,6-7). Dios lo tiene todo controlado. Dios es omnipotente, y toda su omnipotencia divina está volcada por completo en el deseo divino de que todos nos salvemos, que es lo que se conoce con el nombre de voluntad sabido va universal de Dios.

Nosotros estamos hechos para gozar y ser eternamente felices con un felicidad de carácter espiritual, que nadie en este mundo la ha visto jamás, mi la conoce y la falta de esta felicidad para la que estamos hechos, nos genera en esta vida un ansia de felicidad que tratamos de apagarla con las miserias de que disponemos en este mundo, material feneciente, como muestro cuerpo material

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

Juan del Carmelo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s