Afán de protagonismo

Afán de protagonismo

 Más o menos…, con distintos grados de intensidad, todos tenemos un cierto afán de protagonismo y ese afán es el que nos domina y nos crea la necesidad de sobresalir por encima de los demás. Dicho con otras palabras, a todos nos gusta, a unos más y a otros menos, ser el perejil de todas las salsas. Que todo el mundo se dé cuenta de lo que valgo, de lo que conseguido de lo listo que soy y sobre todo de lo que se pierde el mundo y los que me rodean por no me prestarme atención.

Deberían de admirarme pero no me admiran, no toman conciencia de lo alto que es el pedestal que me he construido. Y cuando en una mente humana se comienza a madurar esta serie de pensamientos, ella siente primero el deseo y luego este deseo se transforma en la necesidad de hacer algo, para llamar la atención de esa sociedad que le rodea y es entonces cuando la mente de esta persona, poco a poco se va desequilibrando y llega un momento en que esta persona, puede tomar un rifle u otra arma y haga una matanza de niños en un colegio, unas veces para tomarse una venganza y otras porque su ego le dice, que así puede pasar a la historia.

Desde luego que esto no lo normal, pero todo el mundo sabe que esto ocurre. El protagonismo de uno debe de estar siempre circunscrito a no pretender pasar por encima de los demás, como dice San Josemaría Escrivá, hay quienes no ven en los demás hermanos en Cristo, sino escalones para subir. Dentro de los grandes conjuntos de organizaciones humanas, sean sociedades mercantiles grandes o pequeñas, en los centros gubernamentales y no digamos ya en los partidos políticos, existen siempre personas con un desmesurado afán de protagonismo, generalmente muy superior a la valía del individuo que esta dominado por el afán de protagonismo.  Las personas con afán de protagonismo, según su inteligencia, actúan burdamente a cara descubierta, pero los hay mucho más peligrosos, por actuar siempre sibilinamente. A estos últimos en general se les denomina trepas, y los hay por todas partes.

La valía de la persona, su labor profesional, debería de ser el único factor, para que una persona ascendiese a otro puesto de mayor responsabilidad, pero desgraciadamente esto no siempre es así. El nepotismo, los trepas, y las personas a las que se les llamapelotas, ocupan muchas veces unos puestos con unas funciones, que para ser correctamente desarrolladas, se necesita otra persona con una mayor preparación.

Y esto desgraciadamente funciona así, muchas veces el que decide, hace una postergación indebida de personas de valías reconocidas. Todo esto es muy importante, porque el de arriba, unas veces sin darse cuenta y otras sabiéndolo, hace un nombramiento por motivos políticos o de otra clase, causando perjuicios a otras terceras personas. Y alguno puede pensar: Y esto que tiene que ver con la vida espiritual de las personas. Pues tiene que ver y mucho.

Ya en tiempos de los apóstoles Simón el mago, este quiso comprarle a los apóstoles, los efectos de la imposición de manos: “9 Desde hacía un tiempo, vivía en esa ciudad un hombre llamado Simón, el cual con sus artes mágicas tenía deslumbrados a los samaritanos y pretendía ser un gran personaje. 10 Todos, desde el más pequeño al más grande, lo seguían y decían: «Este hombre es la Fuerza de Dios, esa que es llamada Grande».11 Y lo seguían, porque desde hacía tiempo los tenía seducidos con su magia. 12 Pero cuando creyeron a Felipe, que les anunciaba la Buena Noticia del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, todos, hombres y mujeres, se hicieron bautizar. 13 Simón también creyó y, una vez bautizado, no se separaba de Felipe. Al ver los signos y los grandes prodigios que se realizaban, él no salía de su asombro. 14 Cuando los Apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que los samaritanos habían recibido la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.15 Estos, al llegar, oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo. 16 Porque todavía no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente estaban bautizados en el nombre del Señor Jesús.17 Entonces les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo.18 Al ver que por la imposición de las manos de los Apóstoles se confería el Espíritu Santo, Simón les ofreció dinero, 19 diciéndoles: «Les ruego que me den ese poder a mí también, para que aquel a quien yo imponga las manos reciba el Espíritu Santo”. (Hch 8,9-219).

Simón el mago lo que pretendía es que su afán de protagonismos entre los samaritanos no de cayese, y en su materializada mentalidad, pretendía, adquirir unos bienes totalmente espirituales, pagándolos con bienes materiales, de aquí la indignación de San Pedro: 20 Pedro le contestó: «Maldito sea tu dinero y tú mismo, Porque has creído que el don de Dios se compra con dinero 21 Tú no tendrás ninguna participación en ese poder, porque tu corazón no es recto a los ojos de Dios. 22 Arrepiéntete de tu maldad y ora al Señor: quizá él te perdone este mal deseo de tu corazón, 23 porque veo que estás sumido en la amargura de la hiel y envuelto en los lazos de la iniquidad». 24 Simón respondió: «Rueguen más bien ustedes al Señor, para que no me suceda nada de lo que acabas de decir”. (Hch 8,20-24).  Simonía es el término que se deriva de la pretensión de Simón el mago y el DRAE, define la simonía, diciéndonos, que es la: “Compra o venta deliberada de cosas espirituales, como los sacramentos y sacramentales, o temporales inseparablemente anejas a las espirituales, como las prebendas y beneficios eclesiásticos”.

Todos estos problemas que en términos generales se refieren al afán de protagonismo, así por ejemplo si analizamos la conducta de Simón el mago, vemos que lo que le movió a este fue un afán de protagonismo, la conservación y en su caso el acrecimiento del protagonismo que tenía entre los samaritanos. El afán de protagonismo, es siempre un vicio humano, y no es posible justificar espiritualmente una conducta de esta naturaleza, cualesquiera las razones que se pongan por delante, pues ya sabemos que: El fin no justifica los medios. Y si el fin de que se trate es un vicio, menos todavía.

Encuadro, el afán de protagonismo en la escala de vicios, pues este nunca es un acto aislado, sino un vicioso hábito, que padecen muchas personas, hasta en los más insignificantes gestos de su conducta. Decía un rabí sefardí, que Dios nos había dado a nosotros, por un lado dos ojos y dos oídos y por otro una sola lengua, para que mirásemos y oyésemos siempre el doble de lo que hablamos, pero la incontinencia verbal es otro vicio del que la mayoría de nosotros padecemos, incluso aquí muchas veces salta el afán de protagonismo, pues son personas que les encanta presumir de estar bien enterados, todo lo saben de buena tinta y nos demuestran que saben más que nosotros que somos los sufridos oyentes. Decía el rabí sefardí, que son personas que tiene en la boca un grillo que les dice: Dilo, dilo, dilo…

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

Juan del Carmelo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s