Las causas de los diversos sufrimientos que padecemos en nuestra vida

Las causas de los diversos sufrimientos que padecemos en nuestra vida

Mirar con amplitud todas las posibles causas.

 El sufrimiento tiene un por qué. A veces son enfermedades, que pueden tener sólo una causa física, pero muchas veces tienen una causa espiritual, que debemos encontrar y eliminar. Y a veces es la carga de una cruz para redimir los pecados propios o de la familia, o para asociarse a Jesús a la redención humana, aunque no se lo perciba así de primera.

el sufrimiento 

 

También están los sufrimientos provocados por espíritus malignos, los que Jesús en la biblia nos demostró como combatir.

TRES TIPOS PRINCIPALES DE SUFRIMIENTOS DE RAÍZ MÍSTICA

El sufrimiento puede ser reducido a tres tipos principales, cuando tienen una raíz mística:

-El sufrimiento traído al alma víctima (en nombre de la humanidad).

-Expiar el sufrimiento, para purgar la oscuridad del pasado (el sufrimiento como liberación, incluso el purgatorio en la tierra).

-Y el sufrimiento causado por los malos espíritus.

A menudo es un misterio, por supuesto, el tipo que nosotros estamos teniendo. No asuma automáticamente que es uno o el otro. Puede estar en el Plan de Dios, aunque también puede que no.

También están los sufrimientos causados ??por causas fisiológicas simples, emocionales y adversidades mentales. Todos nos damos cuenta de eso.

LAS CRUCES EN LA VIDA

Es muy posible que personas con diversas enfermedades esten con tales aflicciones ofreciendo la oportunidad de unir sus sufrimientos a los de Cristo para la redención de sus almas o las de otros. Tal sufrimiento no tiene que ser obvio. De hecho, gran parte del peor sufrimiento es mental. Ansiedad. Obsesión. Sentimientos de inferioridad. Inseguridad. Opresión. Depresión.

Muchos sufrimientos están así ocultos.

Así como no se puede juzgar un libro por su portada, no se puede juzgar el estado de sufrimiento de una persona externamente.

Todos tenemos cruces en la vida. Un día incluso podemos damos cuenta que nos han pedido tener esas cruces, y aunque hay casos muy diferentes, en el fondo son básicamente iguales.

El sufrimiento rompe la cortina o la ceguera, como el sufrimiento de Jesús causó el rasgado en el velo del Templo (Mateo 27:51).

Nosotros vemos de manera diferente. ¿Por qué el sufrimiento nos purga? Nos separa de la carne. Se nos concede una perspectiva nueva y a menudo más alta. En la cruz, somos elevados.

Cuando nos separamos de la carne empezamos a ver con los ojos de la eternidad.

El sufrimiento (que incluye el ayuno) debería abrir el alma para la liberación de impurezas.

SUFRIMIENTO QUE VIENE DEL MALIGNO

Por otra parte, existe el sufrimiento causado por el diablo. No hay que subestimar su papel. Se engancha en nuestras debilidades.

Lo sabemos por Jesucristo: la mayoría de los que Él sanó quedaban sanos después que un mal espíritu o espíritu impuro fue lanzado para afuera.

Lo hizo sin cirugía. No escribió recetas. Su curación dependía de un espíritu de ser echado fuera: liberación.

Vuelva a estudiar cada una de las curaciones de Jesús.

¿No es notable la poca frecuencia con que usted oye de los aspectos espirituales?

El acercamiento intelectual a la religión en nuestro tiempo niega este concepto, pero los espíritus pueden causar prácticamente cualquier dolencia, desde alergias hasta enfermedades malignas (son espíritus malignos).

Necesitamos oír hablar más de esto desde el púlpito.

Cuando estamos frente a un enfermo debemos echar los espíritus en el nombre de Jesús, y por su nombre, por ejemplo: “espíritu de la artritis”, o en general: “espíritu de enfermedad”, junto con el prudente consejo médico.

TODO SE REDUCE A EQUILIBRAR

Lo mismo sucede con nuestra salud: cuando estamos en equilibrio espiritual, emocional y físico, la buena salud es por lo general el fruto.

El cuerpo puede ser presagio del alma. Orar por el “equilibrio” o el balance debe ser una meta de la Cuaresma.

En este momento nuestra sociedad está en un estado de desequilibrio y de extremismo, y podemos verlo como una aproximación física a la curación.

Nunca podemos juzgar el estado espiritual de una persona, ni cómo ni por qué él o ella están sufriendo. Una persona puede nacer con un mal espíritu tan seguramente como puede nacer con ADN con problemas. O ser atacado por un virus.

DEBE IR MÁS ALLÁ

Puede que no sea la culpa de todo de la persona: él o ella puede llevar el peso del equipaje espiritual de la familia. Puede ser la misión de esa persona en la vida disiparlo. Este es el martirio oculto, oculto a menudo incluso de la persona.

En otras ocasiones, no hay duda de que las prácticas equivocadas – sexualidad ilícita, el ocultismo, el robo, la negatividad, chismes, lujuria, gula, adicción, falta de amor, odio, orgullo – sirven como puntos de entrada espirituales.

Subraye la palabra ego. El orgullo es una raíz del pecado. La humildad busca que el orgullo se oculte.

Una vez dentro, los espíritus malignos pueden echar raíces, crecer como una mala hierba, y causar tormentos, físicos y mentales.

Durante la Cuaresma, la Sangre de Cristo y su ayuno en el desierto pueden traernos un poder especial para convertir el pecado en cenizas y curar las aflicciones.

Fuentes: Spirit Daily, Signos de estos Tiempos [2]

Foros de la Virgen María – http://forosdelavirgen.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s