Las maneras de contemplar la Pasión de Cristo

El pecado de Adán y Eva, el pecado original y sus consecuencias, era una ofensa infinita contra Dios. Por lo tanto, un acto de reparación era necesario por su justicia. Así que Dios, en su infinita sabiduría y amor decidió enviar a su único Hijo, Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, como medio de reparar esta ofensa infinita.

jesus2

En esta Pascua que se inicia nos gustaría ofrecer diez maneras de entender la pasión, el sufrimiento y la muerte de Jesús que se hizo por amor a ti y a mí.

Los Evangelios. Medite en oración la historia de la Pasión en los cuatro Evangelios, cada Evangelio tiene dos capítulos sobre la pasión de Cristo: Mt.26-27, Mc. 14-15, Lc. 22-23 y Jn. 18-19.

Contemplar la Cruz. Pase algún tiempo en la contemplación silenciosa ante un crucifijo. Contemple con amor la cabeza coronada de espinas. Entonces contemple las cinco llagas sagradas de las que la sangre fluía por la salvación eterna. Acérquese y bese las heridas expresando su sincero agradecimiento.

El Camino de la Cruz. Haga el Camino de la Cruz. Camine lentamente y en oración contemplando las catorce estaciones del Vía Crucis. Vaya con la Virgen, Juan y la Magdalena acompañando a Jesús el hombre de dolores en su pasión. En oración, pídale al Espíritu Santo cual de las catorce estaciones toca su más profundo del corazón.

Vea una película. Por ejemplo La Pasión de Cristo.  Sin embargo, no la vea simplemente como alguna versión de Hollywood ganadora de un Oscar en la temporada. ¡No! Más bien contemple la película. Entre en el modo ignaciano de la contemplación. Esté presente allí y dispuesto a acompañar al Señor Jesús en el cuerpo, la mente y el corazón con la Virgen de los Dolores.

También está el Milagro de Marcellino. En esta encantadora película céntrese en el niño Marcellino y su amistad íntima y creciente con Jesús mientras Él cuelga en la cruz. Conviértase en Marcellino. Contemple a Jesús cuando Él cuelga en la cruz. Pero vaya más profundo. Hágase amigo cariñoso de Jesús. Hable con Jesús, comparta sus sentimientos con Jesús, sus penas, sus luchas, sus miedos, sus dudas, sus inseguridades, ansiedades, sus tentaciones e incluso sus pecados. Dígale a Jesús, cuando Él cuelga en la cruz, lo mucho que lo ama, lo mucho que desea renunciar a su pecado y cómo quiere estar con Él en el cielo para toda la eternidad.

Confesión. ¿Por qué no se arrodilla ante Jesús colgado en la cruz y con la contrición del corazón más profunda para expresar su dolor por haber sido responsable de su pasión terrible y desgarradora? Entonces, terminado este acto de contrición haga la mejor confesión de toda su vida. El salvador sufriente le espera en este Sacramento de la Misericordia con los brazos y el corazón abierto al amor y te perdonará.

Medita en las siete últimas palabras que Jesús expresó en la cruz:

“Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”

“Tengo sed”

“Mujer, ahí tienes a tu hijo; hijo ahí tienes a tu madre.”

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado”.

“En verdad te digo hoy, estarás conmigo en el paraíso.”

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.”

“¡Está consumado!”

Santa Misa. Con mucho, el mayor acto en la tierra es el Santo Sacrificio de la Misa celebrada en el altar. De una manera invisible pero real en cada Misa se renuevan los frutos de la pasión y muerte de Jesús en el Calvario (ese primer Viernes Santo). Asista al Santo Sacrificio de la Misa; participe plenamente, activa y conscientemente. Lo más importante, recibia la Eucaristía (por supuesto, si usted está en el estado de gracia) con el mayor impulso de amor desde el fondo de su corazón. No hay mejor manera debajo de los cielos en la tierra para entrar en la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, que el Santo Sacrificio de la Misa.

Contemplación de la Preciosa Sangre. Jesús derramó su preciosa sangre varias veces por la salvación de la raza humana, para que su alma pudiera estar con Él para siempre en el cielo. Pondere lentamente y en oración los diversos momentos que Él derramó Su preciosa sangre, comenzando con la circuncisión como niño pequeño. A continuación, introdúzcase en las distintas escenas en su vida, específicamente en su Pasión en la que Él derramó su preciosa sangre por amor a ti ya mí:

El jardín donde enormes gotas de sangre se vertieron de sus poros.

La esena donde fue brutalmente azotado por el flagelo romano, lacerando su carne y dejando su cuerpo como una herida abierta. Sufre esto para reparar los pecados contra la virtud de la pureza.

La Coronación de espinas, Su Sagrada Cabeza penetrada desde la raíz hasta su mismo cerebro con fuertes y penetrante espinas, afiladísimas.

El hombro abierto en el Calvario. San Bernardo y otros santos comentan el dolor insoportable que Él debe haber experimentado con la cruz y sus astillas perforando y penetrando su hombro.

El rasgando de las prendas. Al llegar el Calvario los soldados brutalmente arrancaron sus vestidos reabreindo de ese modo las heridas infligidas en la Flagelación del Señor, una vez más, en reparación por los pecados de impureza.

La Crucifixión. Los clavos machacados penetran sus manos y pies sagrados. Su Sangre Sagrada brota. A medida que se cuelga en la cruz su cuerpo Sagrado chorrea sangre goteando hasta el suelo.

Abra el corazón, incluso después de su muerte, Él todavía da de Su Preciosa Sangre. Con la lanza, el soldado atraviesa su costado penetrando su Sagrado Corazón y Sangre y agua brotan.

Nuestra Señora de los Dolores. Al igual que en la película de Mel Gibson, “La Pasión de Cristo”, ¿por qué no tratar de vivir todos los diferentes momentos de la Pasión, el sufrimiento y muerte de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, a través de los ojos y el corazón Doloroso e Inmaculado de María, la Madre de Dios, Madre de la Iglesia y Madre nuestra?

Fuentes: Catholic Exchange, Signos de estos Tiempos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s