La Primera y la Tercera Guerras Mundiales

La Primera y la Tercera Guerras Mundiales

La agitación frenética de la Bolsa

En la agitada vida de hoy al individuo de a pie no le importa mucho lo que sucede en el ámbito internacional, lo ve como algo muy lejano y lo archiva en su anecdotario. – Sí, que feo lo que sucede en la Franja de Gaza, ¡pobres palestinos!; — sí, que malo eso del avión que se cayó. Parecen ser noticias y hechos aislados. ¿Qué tiene que ver Ucrania con Israel o Rusia con Palestina?

Algunos podrán pensar que la dependencia mutua entre Oriente y Occidente hace que sea imposible que se desate una Tercera Guerra Mundial en los próximos años. Si bien es difícil que ocurra, eso a mí no me suena tan imposible. Si analizamos la situación geopolítica actual del globo terráqueo y tomamos en cuenta que los humanos somos siempre racionales, una guerra sería poco menos que imposible. Pero si tomamos en cuenta entonces, que el ser humano no es siempre racional y puede ser afectado por las emociones, entonces vemos que un escenario bélico se convierte en al menos “no tan imposible”.

“La época de antes de la Primera Guerra Mundial fue la edad de oro de la seguridad”.

Antes de la Primera Guerra Mundial existían muchas tensiones entre varios países europeos. Tuvo que ocurrir un caso aislado, como el asesinato por un extremista serbio del Archiduque Franz Ferdinand, que hizo que Austria le declarara la guerra a Serbia, y de esta manera todas esas tensiones aparentemente controladas, salieron a flote y se desencadeó la Gran Guerra que dejó millones de personas muertas.

Un Franz Ferdinand puede ser un avión derribado, puede ser cualquier cosa, puede ser cualquier chispa que desate el desastre. Cierto, los mandatarios actualmente no ven viable una guerra, pero un pequeño incidente que termine por determinar un escalada, puede hacerlos cambiar de opinión.

Pero existen problemas psicológicos que puede ser decisivos.

Stefan Sweig describe en sus memorias de modo brillante la mentalidad despreocupada que reinaba en la Europa en la pre-guerra de 1914. Esta descripción, que tiene muchos rasgos análogos a los de hoy, puede ayudarnos a reflexionar sobre nuestra situación actual.

“Si busco una fórmula práctica para definir la época de antes de la Primera Guerra Mundial, la época en que crecí y me crié, confío en haber encontrado la más concisa al decir que fue la edad de oro de la seguridad.

“…Dicho sentimiento de seguridad era la posesión más deseable de millones de personas, el ideal común de vida. Sólo con esta seguridad valía la pena vivir y círculos cada vez más amplios codiciaban su parte de este bien precioso.

“…el siglo de la seguridad se convirtió en la edad de oro de las compañías de seguros. La gente aseguraba su casa contra los incendios y los robos, los campos contra el granizo y las tempestades, el cuerpo contra accidentes y enfermedades; suscribía rentas vitalicias para la vejez y depositaba en la cuna de sus hijas una póliza para la futura dote.

El Titanic: símbolo de la confianza soberbia del hombre en sí mismo y del fin de un mundo

“…En esta conmovedora confianza en poder tapiar la vida hasta la última brecha, contra cualquier irrupción del destino, escondía, a pesar de toda la solidez y la modestia de tal concepto de la vida, una gran y peligrosa arrogancia. El siglo XIX, con su idealismo liberal, estaba convencido de ir por el camino recto e infalible hacía «el mejor de los mundos». Se miraba con desprecio a las épocas anteriores, con sus guerras, hambrunas y revueltas, como a un tiempo en que la humanidad aún era menor de edad y no lo bastante ilustrada. Ahora, en cambio, superar definitivamente los últimos restos de maldad y violencia sólo era cuestión de unas décadas, y esa fe en el «progreso» ininterrumpido e imparable tenía para aquel siglo la fuerza de una verdadera religión; la gente había llegado a creer más en dicho «progreso» que en la Biblia, y su evangelio parecía irrefutablemente probado por los nuevos milagros que diariamente ofrecían la ciencia y la técnica.

…“Se creía tan poco en recaídas en la barbarie ‒por ejemplo, guerras entre los pueblos de Europa‒ como en brujas y fantasmas; nuestros padres estaban plenamente imbuidos de la confianza en la fuerza infaliblemente aglutinadora de la tolerancia y la conciliación. Creían honradamente que las fronteras de las divergencias entre naciones y confesiones se fusionarían poco a poco en un humanismo común y que así la humanidad lograría la paz y la seguridad, esos bienes supremos.

“…Hoy, cuando ya hace tiempo que la gran tempestad lo aniquiló, sabemos a ciencia cierta que aquel mundo de seguridad fue un castillo de naipes. Sin embargo, mis padres vivieron en él como en una casa de piedra. Ninguna tempestad ni corriente de aire irrumpió jamás en su plácida y holgada existencia…

“…Nunca he amado tanto a nuestro Viejo Mundo como en los últimos años antes de la Primera Guerra Mundial, nunca he confiado tanto en la unidad de Europa, nunca he creído tanto en su futuro como en aquella época, en la que nos parecía vislumbrar una nueva aurora. Pero en realidad era ya el resplandor del incendio mundial que se acercaba.

“Si hoy, reflexionando con calma, nos preguntamos por qué Europa fue a la guerra en 1914, no hallaremos ni un solo fundamento razonable, ni un solo motivo”.

“…Si hoy, reflexionando con calma, nos preguntamos por qué Europa fue a la guerra en 1914, no hallaremos ni un solo fundamento razonable, ni un solo motivo. (1 ) No era una cuestión de ideas, y menos aún se trataba de los pequeños atritos fronterizos; no sabría explicarlo de otro modo sino por el exceso de fuerza, por las trágicas consecuencias de ese dinamismo interior que durante cuarenta años había ido acumulando paz y quería descargarla violentamente. De repente todos los Estados se sintieron fuertes, olvidando que los demás se sentían de igual manera; todos querían más y todos querían algo de los demás.

“Y lo peor fue que nos engañó precisamente la sensación que más valorábamos todos: nuestro optimismo común, porque todo el mundo creía que en el último momento el otro se asustaría y se echaría atrás; y, así, los diplomáticos empezaron el juego del bluff recíproco. Hasta cuatro y cinco veces en Agadir, en la guerra de los Balcanes, en Albania, todo quedó en un juego; pero en cada nueva ocasión las alianzas se volvían cada vez más estrechas y adquirían un carácter marcadamente belicista. En Alemania se introdujo un impuesto de guerra en pleno período de paz y en Francia se prolongó el servicio militar; a la larga, el exceso de energía tenía que descargar y las señales de tormenta en los Balcanes indicaban la dirección de los nubarrones que ya se acercaban a Europa.

“Por desgracia, la actitud de la mayoría de intelectuales era de pasividad e indiferencia, porque, gracias a nuestro optimismo, el problema de la guerra, con todas sus consecuencias morales, aún no había penetrado en nuestro horizonte interior: en ninguno de los escritos importantes de los prohombres de la época se encuentra una sola exposición de principios ni un solo aviso arrebatado.

“…Pero esa fe ingenua en la razón, de la que esperábamos que evitaría la locura en el último momento, fue a la vez nuestra única culpa”.

 1.- El autor no considera que las guerras, según afirma San Agustín, son el castigo para los pecados de las naciones. Por lo demás, la Sma. Virgen en el Mensaje de Fátima (3ª Aparición) se refiere explícitamente a esta causa: “La (Primera) Guerra se va a acabar, pero si no dejan de ofender Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s