Los Milagros para canonización de San Martín de Porres y sus luchas contra el demonio

Los Milagros para canonización de San Martín de Porres y sus luchas contra el demonio

 

En un evento conmemorativo del 50 aniversario de la canonización de San Martín de Porres, la historiadora chilena Celia Cussen, especialista en la vida de San Martín y profesora de ciencias históricas de la Universidad de Chile, relató los milagros por los que el fraile pudo ser beatificado y canonizado, y dio detalles sobre los encuentros que tuvo San Martín con el demonio a lo largo de su vida, especialmente durante su agonía, y reveló cómo el Santo salió victorioso de ellos.

El pasado 15 y 16 de mayo, en la Biblioteca Nacional del Perú, se realizó el simposio “La santidad en la Lima virreinal”, dedicada a los santos que vivieron en tal ciudad peruana en el periodo del virreinato (siglos XVI al XIX). El evento se dio en el marco de las celebraciones por el 50º aniversario de canonización del recordado “Santo de la escoba”, llamado así por ser representado con una escoba en la mano como símbolo de su sencillez y humildad.

San Martín de Porres fue beatificado en 1837 por el Papa Gregorio XVI y proclamado Santo por el Papa Juan XXIII en 1962. Su fiesta se celebra el 3 de noviembre, día en que falleció.

LOS MILAGROS DE SAN MARTÍN PARA SU CANONIZACIÓN

El primero fue concedido a Elvira Moyano, una mujer solterona que vivía en una casa señorial al cuidado de los niños.

“Un día preparaba una chicha para llevar a su regalón -un joven al que crió desde niño-, Joseph Dávila, que era novicio del convento de Santo Domingo, y al acercarse a ver si ya estaba, por un descuido el jarro cayó, se rompió en varios pedazos y uno de ellos entró en su ojo“, explicó la historiadora.

Al escuchar los gritos de la mujer los vecinos llegaron corriendo a la casa, taparon el ojo herido con un paño y fue revisado por un cirujano especialista, “que aseguró que el daño ocasionado había sido tan fuerte que estaba perdido“, relató.

Continuó diciendo que ese mismo día en la noche la dueña de casa trajo doña Elvira reliquias de diferentes santos, pero ella sólo las guardó debajo de su almohada. Al día siguiente fue al convento a contarle lo sucedido sobre Elvira al novicio y los frailes le dieron una reliquia de fray Martín que ese mismo día colocó sobre el ojo dañado con un paño húmedo.

“Esa noche la mujer despertó y sentía que algo crecía en ese hoyo que había en su rostro, y a la mañana siguiente la vio el cirujano y asombrado comprobó que tenía un ojo nuevo y en el paño mismo quedó como la piel de un ojo muerto. Elvira llegó con esa muestra a los jueces eclesiásticos, que investigarían la causa de beatificación del fraile”, señaló.

El segundo milagro fue el de un niño de dos años que calló de un balcón de un segundo piso al patio interior de una casa de Lima. “El pequeño se rompió la cabeza y el propio médico detalla cómo al niño le salía materia de sus sesos y no le dieron esperanzas de vida“.

Sin embargo, toda su familia pidió la ayuda de fray Martín y al día siguiente amaneció milagrosamente recuperado y posteriormente se comprobó que no había quedado secuela alguna.

La especialista indicó que estos dos hechos fueron estudiados por el Comité Médico de la Congregación de Ritos de Roma, que decidieron que realmente no había explicación natural y por tanto se trataron de milagros, y con eso fray Martín fue beatificado.

Asimismo, explicó que los milagros para su canonización ya no fueron de Lima, pues fray Martín “ya era muy conocido en todo el mundo”. Fue así que el beato concedió la curación a una anciana en Asunción (Paraguay) que estaba muy enferma.

“Su hija, conocedora de la santidad y milagros del beato, pidió su ayuda e intercesión para la curación de su mamá, que estaba sumamente enferma, y milagrosamente se sanó”, dijo.

El segundo milagro fue de un niño que vivía en Tenerife (España) a quien le cayó un bloque de cemento en la pierna.

Los médicos habían decidido amputarle la extremidad porque estaba gangrenada. Sin embargo, un día antes de la operación su mamá pidió la intercesión del beato Martín. Colocó una estampa del santo en su pierna, la gangrena desapareció y no fue necesaria la amputación“, señaló Cussen.

Además, recordó que en el convento de Santo Domingo, donde vivió el santo en la ciudad de Lima, se pueden ver los murales que representan “estas dos escenas de los milagros de canonización”.

Finalmente, la historiadora expresó que antes del Pontificado del Papa Juan Pablo II la Iglesia requería de dos milagros para que una persona, reconocida con virtudes en grado heroico, sea beatificada; y se pedía otros dos milagros para su canonización. A partir de su pontificado sólo es necesario un milagro para la beatificación y otro para la canonización.

ENCUENTROS CON EL DIABLO

Celia Cussen dijo que fue en su lecho de muerte que San Martín tuvo su mayor tentación.

“En su agonía, ya sin poder hablar y con varios frailes cerca, San Martín enfrentó su mayor lucha con Satanás. La rigidez de su cuerpo, la firmeza de sus dientes y toda la fisonomía de su rostro demostraban su gran sufrimiento y lucha”, relató la especialista.

A pesar que el diablo lo tentó durante toda su vida, la historiadora contó que los religiosos que presenciaron la escena de su muerte afirmaron que “sin duda ésta fue la mayor tentación que le tocó vencer a fray Martín, en momentos en que se encontraba con los sentidos muy débiles”, por lo avanzado de su enfermedad.

“Su angiógrafo (médico especialista del sistema cardiovascular) dijo que fray Martín vio a la Virgen, a Santa Catalina y a Santo Domingo acompañándolo en su momento de lucha final“, señaló, y añadió que “en medio de su agonía le pasaron una cruz, a los minutos falleció y por la paz de su rostro supieron que pudo vencer al demonio“.

Además, refirió que luego de su muerte se habló mucho de por qué el fraile tuvo tan fuerte tentación durante su agonía y la hipótesis que resaltó fue que para el diablo hubiera sido “una gran victoria captar el alma de este hombre tan conocido por santo”.

Asimismo, la historiadora manifestó que otro momento de gran tentación en la vida de este santo, “relatado por él mismo, a pesar de que él no hablaba directamente de esas experiencias, fue el encuentro que tuvo con el diablo en la escalera del convento (de Santo Domingo)”, dijo.

“Un día, subiendo a los enfermos con un brasero en las manos tropezó -porque faltó una luz que normalmente estaba en un peldaño- y dijo `y quién apagó esa luz`, y vio aparecer al diablo diciéndole ‘yo, aquí estoy cosechando almas’“.

Cussen explicó que la gente solía tropezarse y maldecir y con eso el diablo se llevaba su alma. “Martín se enfureció con esa trampa que el diablo hacía a la gente, y cuando él tropezó sacó su cinturón y de un latigazo lo mandó lejos diciéndole `váyase a su lugar`, y así terminó venciéndolo en esa famosa tentación”, señaló.

Fuentes: ACI Prensa

Anuncios

  1. No dudo de la vida santificada de este santo varón, merecedor de la gloria eterna. sin embargo, otorgarle poderes sobre naturales, es colocarlo al nivel de Dios y sabemos que solo hay un Dios, que todo viene y se hace en Su Santa Voluntad. y no es a los hombres que tenemos que adorar, ni venerar, hay un solo ser digno de toda gloria, de toda alabanza. El es Dios, El es Jehová. y no hay otro sobre la tierra, que no sea Jesucristo, a quién tenemos como intercesor, a quien tenemos como médico, como abogado, como Salvador. Amén.

    • AMIGO JORAYLLON, NINGÚN SANTO HACE MILAGROS, ESTOS SÓLO LOS HACE DIOS PERO EN OPORTUNIDADES LOS HACE POR MEDIO DE LOS SANTOS QUE ESTÁN EN EL CIELO Y SON SUS AMIGOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s