La venida del Señor

La venida del Señor

Ha llegado para nosotros, queridos hermanos, el momento en que debemos “cantar la bondad y la justicia del Señor” (Sal 100,1). Se trata de la venida del Señor, la venida del Maestro de todo el que viene y que vendrá (Ap 1,8). 

Pero, ¿cómo y de dónde va a venir, cómo y de dónde viene? ¿No había dicho: “¿no lleno el cielo y la tierra? “(Jer 23,24) ¿Cómo viene, entonces, del cielo a la tierra, si es él quien llena el cielo y la tierra? 

Escucha el Evangelio: “Estaba en el mundo y el mundo fue hecho por él y el mundo no lo conoció” (Jn 1:10). Él está presente y ausente al mismo tiempo: presente, porque estaba en el mundo; ausente, porque el mundo no lo había conocido… ¿Cómo no iba a estar lejos, si no fue reconocido, ni creído, ni temido, ni amado? … 

Viene para que le conozcamos, aquel que no fue reconocido; para que le creamos, aquel en que no creímos; para que le temamos, aquel que no fue temido; para que le amemos, aquel que no fue querido. 

El que estuvo presente en su naturaleza, viene en su misericordia… Pensad en Dios y ver lo que significa para él dejar tanto poder, cómo se humilla tan gran potencia, cómo se debilita tanta fuerza, y cómo se hace irracional tanta sabiduría. ¿Era, acaso, un deber de justicia para con los hombres? ¡Por supuesto que no! …

En verdad, Señor, no es mi justicia, sino tu misericordia, la que te ha guiado; no es tu pobreza, sino mi necesidad. En efecto, tú has dicho: “La misericordia se construye en el cielo” (Sal 88,3). Así es, ya que la pobreza abundaba en la tierra. Y es por eso que “Yo cantaré para ti, Señor, la misericordia” que has demostrado con 
tu venida…
 

Cuando se mostró humilde en su humanidad, poderoso en sus milagros, fuerte contra la tiranía de los demonios, suave en la acogida de los pecadores, todo esto proviene de su misericordia, todo esto proviene de sus entrañas bondadosas. 

Por eso, “Cantaré, Señor, tu misericordia” que has demostrado desde tu primera venida. Y con razón, porque “la tierra está llena de la misericordia del Señor” (Salmo 118,64).

Comentario del Evangelio por San Elredo de Rievaulx (1110-1167), monje cisterciense.
Sermón para Adviento

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s