PORQUE OFRECEMOS EL ROSARIO A NUESTROS SERES QUERIDOS CUANDO PARTEN?

PORQUE OFRECEMOS EL ROSARIO A NUESTROS SERES QUERIDOS CUANDO PARTEN?

Juan Pablo II decía que “mediante el Rosario, el creyente obtiene abundantes gracias, como recibiéndolas de las mismas manos de la Madre de Dios”. Veamos por qué…

La palabra Rosario significa “Corona de rosas”. Cada vez que alguien reza un Ave María le está regalando a la Santísima Virgen una hermosa rosa, y cada Rosario completo le forma una bella corona de flores.

Rezar el Rosario por un ser querido que se nos ha adelantado en el camino es como regalarle a la Santísima Virgen María una hermosa “Corona de rosas” para que nuestro difunto salga del Purgatorio y llegue pronto a la presencia de Dios.

Recordemos que el Catecismo de la Iglesia Católica señala que el Purgatorio es el estado de los que mueren en amistad con Dios pero, aunque están seguros de su salvación eterna, necesitan aún de purificación para entrar en la eterna bienaventuranza, y son los fieles que peregrinan en la tierra quienes pueden ayudar a las almas en Purgatorio ofreciendo por ellas sus oraciones.

Hay que recordar que cuando una persona muere ya no puede hacer nada para ganar el Cielo, pero los vivos sí podemos ofrecer nuestras obras y oraciones para que los seres queridos difuntos puedan conseguir el perdón, la purificación de sus pecados y participar de la gloria de Dios.

¿Por qué nueve días?

Los nueve días de oración para despedir a un difunto están relacionados estrechamente con el número de meses que su madre tuvo que aguardar para verlo nacer y tenerlo en su seno. En esta ocasión es Dios quien lo tomará en sus brazos amorosos cuando salga del Purgatorio si es que, a Su juicio, era necesario purificarse en este lugar antes de estar ante Su presencia.

Es por eso que con el rezo del novenario acompañamos a la persona querida en su último viaje, a elevar su alma, agradecemos a Dios por su vida y le rogamos que tenga misericordia de su alma.

¿En qué consiste el Rosario de Difuntos?

Al día siguiente de que el difunto es cremado o inhumado, comienza el novenario de difunto, que consiste en nueve días consecutivos de oración con el Santo Rosario. Durante este tiempo se meditan los misterios correspondientes según el día: Misterios Gozosos, lunes y sábados; Misterios Dolorosos, martes y viernes; Misterios Gloriosos, miércoles y domingos, y Misterios Luminosos, los jueves.

El Papa San Pío V definió en 1569 el Rosario como “un modo piadosísimo de oración, al alcance de todos, que consiste en ir repitiendo el saludo que el Ángel le dio a María; interponiendo un Padrenuestro entre cada diez Avemarías y tratando de ir meditando en la Vida de Nuestro Señor”.

La Santa Iglesia recibió el Rosario en su forma actual en el año 1214, cuando Nuestra Señora se le apareció a Santo Domingo y se lo entregara como un arma poderosa para la conversión de los herejes y otros pecadores. Desde entonces su devoción se propagó rápidamente alrededor del mundo con increíbles y milagrosos resultados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s