LA FELICIDAD ESTÁ A CUATRO PASOS

LA FELICIDAD ESTÁ A CUATRO PASOS
felicidad

Muchas veces decimos que un sitio “está a cuatro pasos” para indicar que está muy cerca. Pues bien, amigos, la felicidad está a cuatro pasos. Todos buscamos la felicidad, pero no somos conscientes de que en realidad, puede estar mucho más cerca de lo que pensamos. Además, una vez encontrada, no será algo efímero, sino que puede ser permanente. Entonces, ¿cuáles son esos cuatro pasos para alcanzar la felicidad?

1.- MANTENER LA FE.

La fe es aceptar lo imposible, arreglárselas sin lo indispensable y sobrellevar lo intolerable.

La fe ve lo invisible, cree lo increíble y recibe lo imposible.

La fe es ociosa cuando las circunstancias son favorables; es únicamente ante la adversidad cuando ejercitamos nuestra fe en Dios.

La fe, igual que un músculo, se vuelve fuerte y flexible con el ejercicio.

Nunca aprenderemos a tener más fe mientras estemos rodeados de comodidades.

Las victorias más grandes son las victorias de la fe.

Lo que cuenta no es tanto lo que podemos hacer, sino lo que podemos creer que Dios hará.

La fe acaba donde comienza la preocupación y la preocupación acaba donde comienza la fe.

2.- PERSEVERAR EN LA ORACIÓN

Nadie puede vivir con dudas si ha orado con fe.

Dios no concede giros cuando no hay depósitos.

Para alcanzar una elevada estatura espiritual, antes hay que aprender a arrodillarse.

Cuando recibes el pan de cada día por el cual siempre oras, no te quejes de que no sea un pastel.

Alguna gente dice que el Cielo queda muy lejos. Los que están destinados a él sólo necesitan unas pocas palabras para llegar.

Tal vez nuestros problemas serían mayores, si Dios respondiera todas nuestras oraciones.

3.- LLENARNOS DE PAZ

La paz no se hace en las mesas de negociaciones ni con tratados, sino en los corazones de los hombres.

Cuando Cristo es Señor de la mente, la paz es señora del día.

La paz de Dios sobrepasa todo entendimiento y malentendido.

Si tenemos paz en nuestras almas, nada nos afectará.

La paz no es la ausencia de conflictos, sino la presencia de Dios, sea cual sea el conflicto.

4.- DISFRUTAR DE LA FELICIDAD

La felicidad no se encuentra ni dentro ni fuera de nosotros, sino que es fruto de nuestra comunión con Dios.

Estar felices con lo que tenemos es la mayor de todas las riquezas.

La diferencia entre los placeres espirituales y los terrenales es tan grande como la que existe entre un banquete del que uno disfruta y uno retratado sobre un muro.

Hay dos maneras de ser rico: una es tener todo lo que uno quiere y la otra es estar satisfecho con lo que uno tiene.

Seremos más felices si damos a los demás un pedacito de nuestro corazón, en lugar de un producto de nuestra mente.

Nuestro corazón es más feliz cuando late por los demás.

En resumen:

La Palabra de Dios es la que nos muestra cómo ser felices y cómo mantener la alegría de la salvación de forma permanente. Los cuatro pasos que han leído son fundamentales para obtener y conservar la felicidad. Es por ello que, si mantenemos la fe, perseveramos en la oración y nos llenamos de paz, disfrutaremos así de la felicidad auténtica.

Javier López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s