¿Cómo ayudar a cambiar las Malas Actitudes de otros?

¿Cómo ayudar a cambiar las Malas Actitudes de otros?

Durante un año tuve una estudiante que se comportaba de forma inadecuada.

Esta historia empieza el primer día de trabajo.

Cuando ingresé al quinto curso de secundaria a dar mi primera clase, me topé con un grupo de estudiantes con un espíritu rebelde y de indiferencia.

No fue difícil identificar a la líder, que a propósito era una señorita muy inteligente.

Cada vez que entraba a la aula de clases esta señorita de nombre Sandra, empezaba a inquietar al resto de alumnos, se ponía de pies sin pedir permiso, en pocas palabras hacía lo que le daba la gana.

Mi posición frente a ella era la de ponerle en su sitio y disciplinarla. Pero esto no calmaba para nada a esta señorita.

Un día ya cansado de reprenderle me hice una pregunta ¿Cómo puedo cambiar la actitud negativa de Sandra?

Gracias a Dios se me ocurrió una idea genial, pedí a todos los alumnos que fueran a la biblioteca, que yo les llamaría uno por uno para conversar con ellos.

Mientras iba conversando con cada uno de mis estudiantes me di cuenta que Sandra influenciaba en todos muy sutilmente.

Llegó el momento de conversar cara a cara sin ningún testigo con esta estudiante.

Se sentó frente a mi, me miró a los ojos como desafiándome y esperando que le rete, pero se topó con la sorpresa que su profesor le pedía disculpas por tratarle en forma enérgica y a veces tosca.

Luego le dije que ella era una mujer muy inteligente y que ella sería un gran líder, que Dios la había escogido para influir en muchas personas, pero que necesitaba ir tallando su carácter y que debía cambiar de actitud si quería llegar a ser muy importante.

Cuando de pronto su rostro altivo se transformó y empezó a llorar y dijo discúlpeme por comportarme tan mal con usted, he tenido problemas en todos los colegios en que he estado por mi forma de ser, este es uno más de ellos.

Mientras ella lloraba mi corazón se quebrantó y empecé a llorar con ella.

Fueron unas lágrimas hermosas porque desde ese día en el aula todo empezó a cambiar porque ella y yo nos comunicamos y nos perdonamos.

Cuando bajamos de nuestro pedestal y nos volvemos humildes, además de recordar que cada persona tiene emociones y sentimientos que sufren, lloran, ríen, que son sensibles, pueden ocurrir milagros.

Es hora de comunicarnos deponiendo actitudes y dando lugar al perdón.

Juan 13:3
“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”
Proverbios 15:1
La blanda respuesta quita la ira: Mas la palabra áspera hace subir el furor.

refle-teacher24

Un comentario

  1. un caso semejante lo viví con una alumna mayor, de escuela normal de maestras; Ella era lider, agresiva e irrespetuosa. yo impartía la materia de moral. y si bien era accesible y procuraba convivir con ellas, no por eso no ponía límites y razones de ser exigente en su conducta y relaciones humanas y caritativas entre todos con cariño y respeto. en alguna de tantas actuaciones prepotentes que ella tenía le saqué de clase; votó la puerta y me amenazó injuriandome, sus compañeras se preocuparón por mí. al final de clases me estaba esperando y agresivamente mirandome con odio me pidió que entraramos al salón vacio para hablar. Me encomendé a la Stma Virgen, entrando le dije: en que te puedo servir para que seas felíz ? ella me miró fijamente y solo me dijo: Enrique. por qué ¡ por qué¡ y llorando como niña (tenía 18 años ) agregó; ” eres tan pasiente y bueno conmigo? a lo que le respondí, ” hija vales más de lo que te valoras y creo que comensaste a sufrir antes de tiempo y de enfrentar la vida…” me pidió permiso para abrazarme, darme un beso en la mejilla y pedirme perdón. LLoramos juntos como 3 minutos o no sé cuanto. su rostro se transformó todo el año así como su conducta y aprovechamiento durante los 2 siguientes años y creo que más adelante ingresó a una Orden religiosa ejemplarmente y además como exelente y pasiente maestra……Creo que siempre debemos saber confiar en Dios desde nuestro ” puesto de honor ” ” comprender y ver a un Cristo doliente atrapado en un Cuerpo sufriente ” y cuidarnos de un mal golpe que nos ganemos grátis, pero nunca dejar de amar….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s