Platicaba Sor Faustina Kowalska…

Platicaba Sor Faustina Kowalska, un diálogo, que en sueños, tuvo con el Señor:

– Dame lo tuyo. – Le pedía el Señor.
– Todo te lo he dado.
– Sí, pero quiero lo… que es tuyo.
– Te he entregado mis obras, mis sufrimientos, mis sacrificios, mis desvelos.
– Sí, pero entrégame solo lo que es propio tuyo,
– Pero, si ya te ha dado mi vida y mi tiempo, mi familia, mi trabajo, mi vocación.
– Sí, pero te falta algo que no me has dado.
– ¿Qué cosa que tenga o haya tenido, Señor, no te he entregado?
– Sólo una te falta, y que es solo tuya.
– ¿Qué cosa Señor?
– Tus miserias.
– ¿También eso?
– Sí, todo lo que antes me has dado, no ha sido tuyo, yo te lo dí primero. Lo que es propio tuyo, son tus miserias, y yo las quiero,
– ¿Para que Señor?
– Para convertirlas en luz.
– Aquí las tienes Señor. *

Y aquí también están las mías, Señor.

+ Alfonso G. Miranda Guardiola

El misterio de la Misericordia divina, es el de un Dios que se ha hecho comprensión y ternura, ha aceptado nuestras miserias, para sanarlas, porque está enamorado de nuestra pequeñez.

* Tomado de los diálogos de Sor Faustina Kowalska, religiosa polaca, apóstol de la misericordia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s