Meditación o Contemplación

En el Catecismo de la Iglesia Católica están descritas y definidas la oración de meditación y la oración de contemplación.
Aunque ambas son útiles para la ascética cristiana, es más asequible y más fácil la oración de contemplación que la meditación: un iletrado, por ejemplo, puede llegar más rápidamente a la primera que a la segunda, como se pasa a considerar.
Para realizar la meditación, algunos expertos recomiendan la siguiente secuencia:
Primero, leer despacio y con atención una frase de las que aparecen en un libro de oraciones o de lecturas espirituales, cerrar el libro, y realizar una meditación profunda del tema. En este momento pueden llegar a la memoria los escritos anteriormente consultados, las homilías y conferencias escuchadas y/o las confidencias hechas con almas más experimentadas…
Segundo, comentarla con Nuestro Señor; aunque a veces resultará útil hacerlo con la Santísima Virgen, algún santo en especial o, incluso, con el ángel custodio.
Tercero, preguntarse cómo se está viviendo en el aspecto particular de que trata ese texto, qué hay que corregir y en qué se puede mejorar.
Cuarto, sacar un propósito concreto.
Y quinto, pedir la ayuda necesaria para mejorar en lo que se ha meditado.
Es muy edificante para un alma este tipo de oración. Además, es probable que de la meditación pura se llegue con alguna facilidad a la oración de contemplación.
Esta última puede iniciarse, por ejemplo, en el momento en el que el alma se pone en la presencia de Dios:
De este lugar y tiempo en que nos encontramos, podemos pasar al estado en que se encuentra Dios, a la eternidad: no hay tiempo (no existe el “antes” ni el “después”, sólo el “ahora”), no hay espacio (no subsiste el “aquí” ni el “allá”).
Con los ojos cerrados a las realidades terrenas, en ese estado que llamamos eternidad, podemos encontrar a Dios: la perfección absoluta, la finalidad de toda criatura, la fuente de todo ser (“soy el que soy”), el Creador de todo lo visible y lo invisible, en toda su majestad… allí, frente a nosotros. Él y yo… ¡qué diferencia abismal!
De pronto el alma se queda sin habla:
Quería darle las gracias…, pero Él es la fuente de todas las gracias.
Quería bendecirlo por lo que nos ha dado y por lo que ha hecho de nosotros, sus pequeñas criaturas, pero Él es el único que puede dar una bendición…
Quería decirle que soy todo suyo, pero me encuentro con el dueño de todo… ¡con quien me hizo de la nada!
Quería agradarlo…, pero me mira con esos ojos tan amorosos, ¡infinitamente amorosos! ¡Y soy yo quien se siente tan agradado…!
Quería darle, pero me llena de Él, me sacia, y al mismo tiempo me hace sentir vacío sin Él…
O, por el contrario, me acerca a su Cruz… O me lleva a Getsemaní para que contemple (¡contemplación!) su intenso sufrimiento que le hace reventar sus vasos sanguíneos y derramar gotas de sangre… O me llena de su dolor por las almas…
Otras veces el alma experimenta la visión del mundo hecho por Él para los seres humanos: minerales, plantas, animales; aire para respirar, agua para subsistir, alimentos; un cuerpo que se defiende de las infecciones… ¡Todo para el ser humano! Es, sin lugar a dudas, el rey de la creación… ¡Cuánto amor!
Pero hay más: le dio la capacidad de amar y la promesa de la eterna felicidad junto a Él, único que puede saciar las ansias de sus criaturas…
Y, entonces, el alma puede moverse a pensar que en el universo, en la creación entera, es una simple y pequeña criaturita; y que por eso debe hacerse el propósito de vivir para adorar, glorificar y servir con toda humildad y sencillez al Dios todopoderoso que le dio la vida y todas esas cosas que hicieron de él el rey de la creación…
En fin, son muchos los caminos que puede recorrer un alma humilde en la tierra de la contemplación, pero siempre será llevado hacia Dios, propósito de toda oración.
Pablo Francisco Maurino

Un comentario

  1. Buenas tardes!! Cuanto deseara llegar de la mejor manera a la meditacion y contemplación.Me cuesta trabajo,se interponen tantos problemas, dolores, desconcentracion.Me gustaría aprenderlas de verdad. Gracias por tan hermosos mensajes que recibo de todos ustedes
    Los seguiré esperando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s