Dios quiere que usted rompa las cadenas que no lo dejan progresar, ¿usted lo quiere?

¿Está usted encadenado o es usted un “rompedor de cadenas”?
Esta es una pregunta importante porque cada persona, pareja y familia tiene sus trabas, sus grilletes de hierro, sus esposas. Es parte de su misión en la Tierra, quitárselos.

 

cadena

 

Estamos hablando en términos espirituales.

Y sin duda usted siente de inmediato a lo que esto se refiere, a rasgos y tendencias y cosas que nos limitan, que nos atan, que nos detienen, que nos detienen el progreso hacia adelante, que nos quitan nuestra libertad, que nos lanzan a la oscuridad, a veces, de una mazmorra.

Tenemos éxito, pero no tanto. Estamos felices pero de a ratos. Estamos en paz, pero no realmente.

Esto significa que algo tiene que ser roto.

¿Qué lo detiene? ¿Qué lo frustra? ¿Por qué no deja de repetir lo mismo? Haga una lista. Escríbalo.

A menudo, se trata de una simple cuestión de tener una voluntad fuerte. Eso es un requisito previo: para tener éxito en este lugar de adversidad llamado Tierra debe tener una voluntad que persevere – como el Antiguo Testamento dice, un espíritu “correcto” y “firme”.

Nunca voy a conseguir ese trabajo, usted podría decir en tono preocupado. Yo nunca voy a terminar esta tarea. Yo nunca voy a hacer esto o este viaje nunca llega. Nunca encontraré el cónyuge correcto. Yo nunca…

Eso es un espíritu malo.

Nos mantenemos en esos temas cuando deberíamos estar “rompiendo” la esclavitud, diciendo lo contrario (lo voy a conseguir, voy a conseguir el trabajo correcto…).

Despertar cada mañana decidiendo ser feliz, decidiendo tener un buen día (deleitándome incluso en las pruebas); y al final del día, dar gracias a Dios aun cuando no hayamos recibido exactamente lo que queremos, porque es Su Voluntad, y el final del día significa que estamos un día más cerca del “deseo de nuestros corazones”.

Dios se encuentra con nosotros a nivel de nuestras expectativas.

Para hacer eso, sin embargo, se necesita una voluntad de hierro, ya que sólo el hierro es lo suficientemente fuerte como para romper los grilletes. La adversidad es un don que nos permite “destruir el hierro”, para construir el músculo espiritual. Cuando hacemos todo lo posible en lo natural, Él lo lleva luego a cabo lo sobrenatural.

Si usted no lo hace, no verá milagros, usted no alcanzará su pleno potencial, lo que significa que estará privado de su misión. Usted sólo será feliz cuando se esté moviendo a la finalización de su tarea en esta Tierra.

Cuando tenemos una voluntad de hierro también tenemos libre albedrío, porque una voluntad de hierro rompe ataduras. Esto hace al alma paciente cuando el tema es la impaciencia; calma cuando el problema es la ansiedad; humildad cuando el tema es el orgullo. Cualquiera que sea su falta, simplemente no la repetirá. ¿Está enojado? Sólo deje de estar enojado. Fuerce la situación. ¿Es perezoso? Sea diligente. ¡Solo hágalo!

Enumere los rasgos negativos en su vida y su linaje y luego simplemente no los repita. Sólo la libertad lo puede hacer volver a lo que realmente es usted. No espere por las cosas para ser feliz. Obtenga la felicidad antes de que algo suceda y Dios le hará más feliz aún. (“Sacúdete el polvo, levántate, oh cautiva Jerusalén; quítate las cadenas alrededor de tu cuello, cautiva hija de Sión”, dice Isaías 52: 2).

Hay cadenas cuando estamos atrapados en las emociones equivocadas, cuando nos parece que no podemos encontrar la paz, cuando hay roces constantes, cuando existen malos hábitos y adicciones. Estamos en esclavitud cuando estamos obsesionados con todos y con todo.

Incluso podemos estar encadenados con enfermedad transmitida a través de la línea de la familia y otros graves problemas físicos, emocionales o espirituales.

Y así repetimos la pregunta:

¿Desea continuar ese patrón? Si es así sólo “vaya con la corriente”, pero si quiere alterarlo, sálgase de la corriente.

Lo mejor es ser un rompedor de cadenas. Si hay algo en su línea familiar que le ha envuelto cadenas alrededor suyo o a miembros de su hogar, rompa esas cadenas en el Nombre de Jesús. Estableciéndose en el “camino correcto”. Consiguiendo la libertad de la voluntad.

Su propósito en la vida es encontrarse con su espíritu libre.

Es muy fácil estar en una mala rutina. Muchas veces, los miembros de las familias no crecen espiritualmente porque se convierten en marmotas, siempre lo mismo, las mismas negatividades, las mismas conversaciones, día tras día. La pelota no se está moviendo hacia adelante. Hay estancamiento, es un disco rayado, y cuando hay un estancamiento, estamos en un lodazal, en un pantano. Estamos “cerrados”.

Sabemos cuántas serpientes hay en los pantanos. Sólo una persona atada con cadenas puede estar en esa oscuridad, e incluso destruir un hogar.

Deshacernos de los rasgos negativos que “heredamos” es hacer la Voluntad de Dios. Esto no significa aislamiento. Esto no significa separación. Ciertamente no significa antagonismo. Significa seguir adelante con el enfoque principal: Dios.

Romper las cadenas es hacer lo contrario de lo que nos une a ellas. Es reconstruir. Significa diligencia. Significa auto-honestidad. Esto significa la lealtad correcta. Usted rompe eslabones de la cadena cuando Dios es su relación clave.

Nos enfrentamos a esa elección todos los días. En todas las dificultades podemos optar por crear algo nuevo y sano o reciclar el veneno de las generaciones pasadas. Podemos enviar a nuestros hijos, para sus propios hijos, con una base de amor y bondad y paciencia, o podemos entregarlos al mismo infierno que podemos haber recibido de nuestros padres.

Nos enfrentamos a esta elección cada día, varias veces al día.

No piense en el ayer.

Todos los días empiece de nuevo, con esa alegría.

Donde hay pecado, arrepiéntete; donde el rencor ha echado raíz, perdón; donde hay mentiras en su vida, busque la verdad; donde hay malos ejemplos (y malas tradiciones), un nuevo comienzo.

¿Cuál es la emoción o hábito más hiriente que usted tiene? ¿Usted la mantiene cerca de su pecho a pesar de que es un carbón caliente? ¿Ira? ¿Impaciencia? ¿Culpa? ¡Pocas cadenas son tan fuertes como culpabilidad!

¿No fueron los santos rompedores de cadenas?

Un predicador de Miami, el monje y escritor espiritual Albert Holtz, relató una historia de su deambular por las calles de Toledo, España, donde se encontró con una escena interesante en la iglesia del monasterio de San Juan de los Reyes. Allá arriba en la pared exterior, en ordenadas filas, había objetos de herrería curiosos. Eran cadenas de los tobillos quitadas de esclavos cristianos liberados de sus captores musulmanes que gobernaron esta ciudad española más de 360 años (hasta que fue liberada por los españoles en 1492).

Recordatorios macabros de la esclavitud.

Holtz sugiere que son bien apropiadas para colgar en esa iglesia monasterio,

“¿Qué trofeos más apropiados para los cristianos que las cadenas rotas de su antiguo cautiverio? ¿Y qué mejor lugar para exhibir esos trofeos que una iglesia? Después de todo, Dios se hizo carne, sufrió, murió, y se levantó de nuevo para liberar a la humanidad de todo lo que nos esclaviza. Ya no somos esclavos del mal, la duda y la desesperación, porque Dios ha desatado nuestros cadenas”. 

Dios está en el negocio de romper cadenas.

¿Qué pasa si esos hierros oxidados en las piernas no pertenecían a esclavos anónimos sino a usted y a mí y a toda la gente que conocemos y amamos con la que trabajamos? ¿Y qué pasa si esos grilletes rotos se convierten en recuerdos de todas las veces que el poder salvador de Dios ha puesto a alguien libre?

¿Qué cadenas hay en su vida? ¿En su familia? ¿Por qué no enumerarlas? ¿Y por qué no traer esa lista a la Confesión y a la Eucaristía? ¿Por qué no clamar a la sangre de Jesús para romperlas cuando el sacerdote eleva el poderoso cáliz?

Si usted va al Espíritu Santo, Él lo iluminará en cuanto si el bloqueo es Su forma de guiarlo en otra dirección o se trata de un defecto personal (o espíritu) que obstaculiza el camino a la felicidad. Ore suficiente y Dios le presentará lo que quiere, como un regalo, o le eliminará el deseo por ello.

Cuando usted haya hecho todo lo que es posible, Él vendrá a hacer lo imposible.

Fuentes: Spirit Daily, Signos de estos Tiempos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s