EL YOGA DESDE UNA PERSPECTIVA CATÓLICA

El Yoga es, de lejos una de las formas más populares de ejercicio en el mundo.

También es controversial, provocando fuertes reacciones por parte de los aficionados y denunciantes por igual.

Entre los cristianos, tal vez la pregunta más comúnmente escuchada es, “¿Puedo practicar yoga?”
.
O, dicho con un énfasis diferente, “Puedo practicar yoga, ¿verdad?”.

Lo cierto que los laicos católicos no tienen claro que es el Yoga y cual es la posición católica al respecto; y los sacerdotes y religiosos/as tampoco.

¿QUÉ ES EL YOGA?

A primera vista, el yoga es simplemente una forma de ejercicio.

Las cinco principales razones para comenzar yoga son: mejorar la flexibilidad, ayudar al acondicionamiento general, promover el alivio del estrés, mejorar la salud en general, y promover la salud física.

Los médicos y profesionales están de acuerdo en que, cuando se practica moderadamente, el yoga puede fortalecer a la persona, ayuda a perder peso, y le dará más energía.

También se asocia a menudo con el bienestar emocional positivo: porque el yoga calma el cuerpo y a menudo alivia los sentimientos.

Sumándose a los beneficios individuales, a menudo hay aspectos culturales atractivos de yoga.
.
Ayuda a encontrar gente hermosa, por lo que pueden llegar a ser más hermosos en sí mismos, y a menudo es conveniente económicamente frente a otras opciones.

EL YOGA ES MÁS QUE UN EJERCICIO FÍSICO CON BENEFICIOS SOCIALES

Una indicación de la naturaleza espiritual del yoga es la forma en que afecta a los profesionales a través del tiempo.

La Revista Internacional de Yoga publicó los resultados de una encuesta nacional en Australia.

Las posturas físicas (asanas) representan cerca del 60% del yoga que practicaban; 40% fue la relajación (Savasana), técnicas de respiración (pranayama), la meditación, y la instrucción.

La encuesta mostró resultados muy importantes: aunque la mayoría de los encuestados comúnmente comenzaron el yoga por razones de salud física, por lo general siguieron por razones de espiritualidad.

Además, cuanto más las personas practicaban yoga, más propensas eran a disminuir su adhesión al cristianismo y más probable era que se adhirieran a la espiritualidad no religiosa y al budismo.

En otras palabras, cualesquiera que sean sus intenciones, muchas personas experimentan el yoga como una puerta de entrada a una espiritualidad desconectada de Cristo.

Los fines religiosos y espirituales del yoga son a menudo olvidados o negados en un contexto occidental, la mayoría de la gente lo ve simplemente como una forma física de ejercicio.

Esta simplificación es injustificada y peligrosa. La reducción de yoga a una mera técnica de embellecimiento con frecuencia crea efectos desagradables.

LOS DIOSES DE YOGA

La palabra “yoga” viene del sánscrito yuj, que indica “cargar juntos”, “unión”, “unir, atar”. Una persona que practica yoga como una forma de vida se llama un yogui.

Debido a que el Yoga indica unión, debemos preguntarnos: ¿qué une el yoga?

Los libros especializados de yoga dicen que une a las divinidades hindúes. “Despierta a la diosa dentro”.

También invita a considerar a Ganesh, el“adorable” dios con cabeza de elefante, junto con sus amigos que pueblan el panteón de la India. Eso suena pagano.

Es evidente que no todos los libros sobre el yoga promueven dioses hindúes, y no toda clase de yoga tiene estatuas paganas. Pero muchos lo hacen.

La tradición Yoga clásica sostiene que todo Yoga debe asociarse a los dioses de la India.

Con el fin de entender por qué este es el caso, hay que descubrir las raíces hindúes de yoga.

Lo que nosotros consideramos como una religión es una colección heterogénea de sectas, tradiciones, creencias y prácticas que se desarrollaron a partir de los Vedas.

Los textos sagrados más antiguos del mundo, y se concretaron a través del vasto subcontinente indio durante el curso de muchos siglos.

Aquí se presenta dificultad real en la fijación de una doctrina precisa de la creencia hindú.

Porque el hinduismo no tiene ninguna autoridad central, no tiene figura fundacional, ni punto de partida histórico, ningún credo o doctrina canónica única, y tiene muchos libros santos en lugar de uno.

Debido a esto, el hinduismo ha sido llamado la religión desorganizada más grande del mundo.

Sin embargo, en general, los hindúes han reconocido seis escuelas principales que representan la evolución auténtica de las escrituras védicas. El yoga es una de ellas.

El yoga, junto con las creencias y prácticas religiosas protegidas bajo el gran paraguas llamado “hindú”, rinde homenaje a muchos dioses.

El hinduismo es un politeísmo perfecto y en un sentido real, esto también se puede aplicar al Yoga. Los dioses son los gurús últimos del Yoga.

Shiva tiene prominencia entre los dioses del Yoga. Él es el “patrón” de todos los practicantes de Yoga; Él es la deidad de los yoguis por excelencia y es a menudo representado como un yogui.

Alrededor de su cuello hay una serpiente, símbolo de su poder sobre la muerte.

En la frente hay un tercer ojo, a través del cual se obtiene la visión y el conocimiento místico.

Su toque de tambor para crear el OM se dice que resuena en el corazón y en todo el universo.

En algunas representaciones Shiva asume la postura de loto en meditación profunda.

En otros casos Shiva hace malabares con fuego mientras baila con un pie en el aire, lo que indica la liberación de “la esclavitud terrenal”.

Algunas tradiciones incluyen Shiva en una tríada hindú o trinidad de dioses, con Brahma como el“creador”, y Vishnu como el “sostén” o “conservador”.

Shiva se dice que es “el destructor”, el que aniquila las ilusiones del ego y por lo tanto gana la liberación en la realidad última.

Aunque, por supuesto, muchas deidades hindúes están asociadas con diferentes caminos del yoga y la meditación, en Shiva el arte de la meditación toma su forma más absoluta. En la meditación, no sólo la mente se detiene, todo se cae.

Vishnu es otro dios importante para el Yoga, para preservar y mantener el orden dharma cósmico.

Al igual que Shiva, lo representan con la piel azul y cuatro brazos y se acompaña de serpientes. Se dice que Vishnu se encarnó nueve veces, siendo las dos últimas las más significativas: como Krishna y Buda.

Krishna define al Yoga negativamente como “renuncia” de la ilusión y de forma positiva como “unir al sí mismo a la Conciencia Suprema”.

Para él, un yogui es un ser “establecido en la autorrealización”.

A través de la elevación de sí mismo por su propia mente, un practicante de Yoga alcanza la morada de Krishna, la felicidad perfecta “por el cese de la existencia material”.

El medio para adquirir esto es mediante la práctica de control del cuerpo, la mente y la actividad con posturas específicas y técnicas de meditación.

Las diosas de yoga no deben ser descuidadas. Aquí podemos recurrir a la diosa jefe, Shakti o Durga, conocida bajo diferentes aspectos.

Shakti es vista como la fuerza divina que destruye el mal y restaura el equilibrio: que “representa la energía cósmica de la destrucción del ego, que se sitúa en el camino de crecimiento espiritual y la liberación final”.

En algunos casos, Shakti asume el papel de Parvati, la energía y la consorte de Shiva, en otros casos, el papel de Lakshmi, la energía y el consorte de Vishnu.

El papel más temible que Shakti juega es como Kali, la diosa de pie desnuda que lleva una guirnalda de cráneos alrededor de su cuello y un cinturón de cabezas alrededor de la cintura, empuñando una espada ensangrentada y sosteniendo una cabeza cortada.

No es raro que los profesores de yoga recomienden la utilización de esta fuente divina femenina de empoderamiento.

LAS CUATRO EVALUACIONES BÁSICAS RESPECTO AL YOGA

En realidad no existen los dioses y diosas. No son más que metáforas, fábulas imaginativas destinadas a inspirar al practicante de yoga.

Algunas personas pueden creer esto, pero es insuficiente y reductivo, y no explica adecuadamente los datos culturales y experimentales disponibles.

Los Dioses y Diosas existen y son benevolentes: pueden ser invocados a fin de obtener energía, poder, buena fortuna, etc.

Esta es la posición de un número de creyentes hindúes simples.

Sí existen, pero son malos, y no deben ser invocados.

Esta es la posición del cristianismo tradicional (y tal vez del Islam y el judaísmo).

“Yo soy el Señor tu Dios, no tendrás otros dioses delante de mí. No harás una imagen tallada; No te inclinarás a ellas, ni las honrarás” (Éxodo 20:2-5).

Sí existen, pero no de la manera que uno podría imaginar. Todos ellos son manifestaciones de un ser supremo, la realidad que todo lo abarca, que se podría llamar “Dios”.

Esta es la posición de la comprensión más desarrollada del hinduismo, una comprensión que ha sido adoptada por el Yoga.

UN TESTIMONIO

El belga Joseph-Marie Verlinde es sacerdote y Prior de un monasterio en Francia, y como ex-maestro de Yoga formado en la India, advierte:

“No hay yoga cristiano, sino que hay cristianos que hacen yoga”

En su libro «La Experiencia Prohibida» cuenta que apenas con 20 años ya era un aventajado científico en el Fondo Nacional de Investigación Científica de Bélgica, cuando se hizo parte de la gran revolución cultural de 1968.

“Yo era investigador de Química Nuclear y los medios científicos y de investigación se encontraban en plena efervescencia.

En ese momento, me dejé llevar por esa ola. Me enfoqué hacia las propuestas de oriente que invadían el horizonte de la cultura occidental”.

SU VINCULACIÓN CON UN YOGI

Es entonces cuando conoció a un renombrado seguidor del yoga, llamado Maharishi Mahesh Yogi.

 “Como prestaba una atención especial a los hombres de ciencia, me recibió cordialmente.

Empezó haciéndome practicar la técnica aún más intensamente, pues, según él, las dificultades que experimentaba se debían a que debía relajar tensiones profundas.

Tras ese tiempo de ‘purificación’, me propuso conver­tirme yo mismo en maestro de la meditación, y me formó para ello”.

Por casi tres años exploró en las afamadas bondades del yoga, permaneciendo en una comunidad espiritual (Ashram) en la India.

Pronto fue entrenado, allí, en la cuna del Yoga, descubriendo que la práctica.

“era una gran liturgia. Mientras que aquí, los occidentales hacían y hacen yoga como ejercicios de relajación.

Incluso cuando le dije al gurú en un viaje a Alemania que los europeos estaban haciendo yoga para relajarse, él tuvo un ataque de risa.

Luego, pensó por un momento y dijo ‘esto no evitará que el yoga haga su efecto’”.

Joseph-Marie señala en su libro que el Yoga es en todo un camino ajeno al que confiesa la Fe.

En el horizonte cristiano, precisa: “la elevación de que se habla es una salida de uno mismo hacia Dios y hacia los demás, en una entrega caritativa a ellos”.

Pero agrega que este no es el horizonte del Yoga, que en sí es
.
“una inmersión en uno mismo para disfrutar de manera narcisista del propio acto de ser, en un énstasis solitario…
.
El yogui se pone en camino hacia su propia realidad ‘absoluta’, de la que quiere gozar sin compañía de nadie”
, sentencia.

Tiempo después, con vagas pero permanentes luces de nostalgia por Dios, la visita de un médico naturista remecería a Joseph-Marie.

“Nuestros cuerpos estaban maltratados por el intenso ejercicio que realizábamos allí y este naturista era cristiano.

Como yo era una suerte de secretario personal del gurú lo recibí. Nos pusimos a conversar y él me preguntó ‘¿Usted es cristiano?, ¿Está bautizado?’, le dije ‘¡claro!’.

Y me devuelve otra pregunta ‘¿Quién es Jesús para usted?’.

Es difícil de expresar, pero percibí que ahí Jesús me decía ‘Hijo mío… ¿cuánto tiempo me harás esperar?’.

Luego de eso, me di cuenta que era amado incondicionalmente, que no había ninguna sombra de juicio en la mirada, no había penitencia, sino compasión.

Una ternura infinita, un mar de misericordia se derramaba sobre mí y yo lloraba, lloraba todas las lágrimas de mi arrepentimiento”.

No pasó mucho tiempo para que Joseph-Marie se viera revestido con la fuerza necesaria para abandonar el Ashram y las prácticas del gurú.

SU VINCULACIÓN CON UN GRUPO ESOTÉRICO OCULTISTA

Tomó un avión de regreso a Bélgica. Con apenas un bolso arribó a Bruselas.

Sin embargo, sintiéndose lleno de temores, confuso, en vez de buscar ayuda en personas de iglesia, recurrió a personas que le parecían ser más idóneos para aclarar sus inquietudes.

“Estaban adaptados a la corriente de las tradiciones transmitidas del hinduismo, pero tenían también como referente los evangelios.

Puse mi confianza en este grupo que se decía ‘cristiano’, pero la verdad es que mezclaban energía y reencarnación.
.
Y bien, no lo sabía en ese momento, pero había entrado en una escuela esotérica”.

Comenzó a naufragar en ese ambiente y pronto vino un giro más radical en aquella comunidad.

“Dimos el giro al ocultismo. Me vi en prácticas ocultistas, en el ámbito de lo que se llamaría hoy ‘Terapias Energéticas’. Es decir, manipular las energías ocultas con el fin de obtener curaciones.

Me volví amigo de un naturista y se admiró de mis ‘habilidades’ como médium usando las fuerzas ocultas sin dificultad para penetrar en la mente de otros.

Estas sesiones de curación ocupaban todo mi tiempo libre. Pues, en realidad no había ‘sanación’, solamente un desplazamiento de síntomas”.

“Aun así, comencé a participar de la Eucaristía aunque no me había atrevido a confiar en los representantes de la iglesia, y prolongaba mis tiempos de oración con el Santo Rosario.

Paulatinamente tomé conciencia de la enajenación sutil que padecía a raíz del trabajo con estas entidades. Sobre todo, cuando un día se manifestaron”.

JOSEPH-MARIE ESCUCHÓ EXTRAÑAS VOCES EN SU TRABAJO

“Tenía un grupo de manipulaciones que llamábamos «colectividad magnética». Y en un profundo silencio oía a alguien y decía cosas, pero en la realidad, nadie me llamaba.

Estaba muy preocupado, ya que se repetía siempre. Entonces, se lo comenté a los dirigentes del grupo, quienes se rieron y me dijeron: ‘Para nada.
.
No te lo hemos dicho, pero es evidente que ejerces tales poderes sin la ayuda de los espíritus. Son ángeles sanadores’”
.

Pero continuó esclavizado por estos ‘ángeles sanadores’ al extremo que en un viaje a París cuando acudió a una Eucaristía al mediodía, en el momento de la consagración,

“’cuando el sacerdote dice ‘por Él, con Él y en Él’, escuché a estos seres blasfemar vergonzosamente de Cristo.

Quedé petrificado. En ese instante comprendí que había sido engañado, abusado.

Al final de la celebración, busqué al sacerdote y le conté mi historia.
.
Y me respondió: ‘eso no me asombra. Soy el exorcista de la diócesis’.

Luego de este primer encuentro de liberación -y este detalle es muy importante- iba todos los días a misa y no pasaba nada, los espíritus o entidades se ocultaban.

Sabían que era mejor quedarse quietos. Pero la autoridad que tenía el sacerdote los obligó a rebelarse, para hacer la gran limpieza. Pude ser finalmente liberado con oraciones intensas”.

La llamada al sacerdocio maduraba en el corazón de Joseph-Marie desde que había regresado de la India.

“Esta vez –señala– decidí aferrarme a la Iglesia, tomándome el tiempo necesario para comprender mi historia a la luz del Evangelio”.

Es así que luego de diez años de formación fue ordenado sacerdote en 1983 integrándose a la Comunidad Monástica de San José, donde es Prior de un monasterio, en Francia, hasta la fecha.

Fuentes:

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s