ELEVACIÓN A JESÚS PARA TERMINAR EL AÑO

​ELEVACIÓN A JESÚS PARA TERMINAR EL AÑO Tomado de las meditaciónes de San Juan Eudes


PUNTO PRIMERO: Adoremos a Jesús en el último día y en el Postrer instante de su vida mortal.
«Oh Jesús, mi Dios y Señor!, os adoro y glorifico en el último día, en la última hora y en el postrer instante de vuestra vida mortal y en todas las circunstancias y hechos que acompañaron el final de vuestra carrera en el mundo. Así pues, adoro vuestros últimos pensamientos, palabras,acciones y penas últimas de vuestra vida; adoro el postrer uso de vuestro cuerpo adorable y las últimas disposiciones de vuestra alma santísima, a las que desde ahora deseo unirme para el último día de mi existencia.
Oh divino Jesús!, a la luz de la fe, veo cómo, en ese día postrero de vuestra vida adoráis a

vuestro Padre con infinito amor, dándole gracias por todo cuanto hizo por Vos, y por mediación vuestra, en favor de todo el mundo, durante el tiempo de vuestra permanencia en la tierra. Le pedis perdón por todos los pecados de los hombres, ofreciéndoos generosamente a repararlos con vuestros sufrimientos; pensáis en mí con amor inefable y con ansias divinas de unirme a Vos. En f i n ,sacrificáis vuestra vida, derramando hasta la última gota de sangre, para gloria de vuestro Padre y por amor a los hombres ingratos. Bendito seáis eternamente, oh Jesús!
Oh buen Jesús!, en honor y unión de] amor, de la humildad y de las demás santas disposiciones con que hicisteis todo esto, os doy infinitas gracias por toda la gloria que habéis procurado a vuestro Padre, en el tiempo que pasasteis en la tierra y por todos los beneficios que nos habéis concedido, a mí y a todos los hombres, en este año y en toda nuestra vida, y por la que nos hubierais otorgado si no hubiéramos puesto obstáculos a vuestros designios de bondad.
Os pido muy humildemente perdón de los ultrajes es y del indigno trato que por mi causa

tuvisteis que soportar en este mundo y de todas las ofensas que te irrogado en este año que hoy termina. En satisfacción os ofrezco todo el amor y toda la gloria que os tributaron mientras vivisteis en medio de los hombres y todo el amor y gloria que habéis recibido durante este año por parte de todas las criaturas del universo, de los Ángeles y Santos, de vuestra Madre Santísima, de vuestro Espíritu Santo y de vuestro Padre Celestial.Oh amabilísimo Jesús!, adoro los pensamientos y designios que os dignasteis tener acerca de mi persona en el día último de vuestra vida, y me entrego a Vos para hacer y sufrir cuanto queráis para el cumplimiento de vuestros planes sobre mí, protestándoos que prefiero morir a oponerme a vuestra santa voluntad.
PUNTO SEGUNDO: Ofrezcamos a Jesús el último día y el postrer momento de nuestra vida.
Oh buen Jesús!, os ofrezco el último día, la última hora y el momento final de mi vida junto

con mis últimos pensamientos, palabras, acciones y sufrimientos, el postrer uso de mis sentidos corporales y de las facultades de mi alma. Haced, Señor!, os lo suplico, que todo esto sea consagrado a honrar vuestro último día de vida en la tierra, vuestra hora postrera y el instante final de vuestra preciosa existencia. Haced que yo muera en el ejercicio de vuestro santo amor; que mi ser y mi vida toda se sacrifiquen y consuman en procurar vuestra gloria y que mi postrer suspiro sea un acto del más puro amor a Dios. Tales son mis intenciones, tales mis anhelos y esperanzas, queridísimo Jesús!, en vuestra Bondad confío que así será por vuestra gran misericordia.
Oh Madre de Jesús!, Madre de la Vida, Madre del Eterno e Inmortal, os venero y reverencio en

el último día, en la última hora y en el último instante de vuestra vida. Venero con respeto vuestros últimos pensamientos, vuestras últimas palabras y acciones, y postrer uso de vuestros sentidos y facultades, y en especial, vuestro último acto de amor a vuestro Hijo Jesús. Yo os bendigo y agradezco de corazón, oh Virgen Sagrada!, por toda la gloria que habéis procurado a Dios, durante vuestra vida y por todos los bienes que de su Infinita Bondad nos habéis alcanzado para mí y para todos los hombres, particularmente en el año que hoy finaliza.
PUNTO TERCERO: Ofrezcamos a la Santísima Virgen el último día de nuestra vida para honrar el último de la suya sobre la tierra.
Os pido perdón, oh Madre de misericordia!, de todas las ofensas que habéis sufrido en este

mundo cuando morabais en él, como también de las que yo he cometido contra Vos, especialmente en el presente año, ofreciéndoos en satisfacción todo el honor que os han tributado en el cielo y en la tierra.
Oh Madre de amor!, os consagro el último día, la última hora y el último instante de mi vida en

honor del último momento, de la última hora y del día último de vuestra vida terrena. Unidme, si os place, a las disposiciones santas y divinas de vuestro Corazón en tal día. Haced, por vuestros merecimientos e intercesión, que mis últimos pensamientos , palabras, acciones y suspiros se consagren a honrar vuestras últimas respiraciones, palabras, acciones y pensamientos en unión de los de vuestro divino Hijo; que yo muera en el ejercicio de su santo amor y que mi ser todo sea sacrificado y consumido en aras de su gloria y que el último aliento de mi vida sea un acto purísimo de amor a la Divina Majestad. Oh Ángeles de Jesús!, oh Santos y Santas de Jesús, rogadle a mi Señor se digne cumplir todo esto en mí por su infinita.
ORACIÓN JACULATORIA: «Beáti qui in Dómino moriúntur» : «Felices los que mueren en el Señor».

Anuncios

  1. Pingback: ELEVACIÓN A JESÚS PARA TERMINAR EL AÑO — Servicio Catolico Hispano | catolicos santos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s