Por qué los católicos no pueden quedar silenciosos ante el «Silencio» de Scorsese

Por qué los católicos no pueden quedar silenciosos ante el «Silencio» de Scorsese

La película de Scorcese es una trágica negación de la gracia de Dios en un mundo que la necesita. En estos días en que los católicos están siendo martirizados, los católicos necesitan saber que Dios nunca calla. Nunca serán puestos en una situación donde Dios se traicione.

John Horvart II – 20/01/17 12:36 PM

«Pero al que me negare delante de los hombres, también lo negaré delante de mi Padre que está en los cielos» (Mateo 10:33)

En la historia de la Iglesia, muchos mártires murieron por la Fe. A partir de San Esteban el Protomártir, poco después de la Resurrección, fueron los primeros en ser recordados, venerados por su testimonio público y elevados a los altares con el título de santo. También están los que negaron la fe bajo presión. Han sido olvidados y enterrados en los oscuros recovecos de la historia.

El mundo moderno tiene un problema con los mártires. La gente no puede entender la gloria de su testimonio de Cristo. El hombre moderno preferiría encontrar alguna justificación detrás de la decisión angustiada de aquellos que niegan la fe.

Tal es el caso de la última película de Martin Scorsese «Silencio». Es una historia sobre esta segunda categoría de no mártires – de quienes Nuestro Señor dijo: «Pero el que me negare delante de los hombres, también lo negaré ante mi Padre Que está en los cielos »(Mateo 10:33)

Curiosamente, las primeras revisiones de «Silencio» han sido negativas -incluso por medios liberales hostiles a la Iglesia. El consenso es que el intento de Scorsese de proponer para la admiración general a uno que negó externamente la fe ha fracasado.

Tal vez sea porque la naturaleza humana encuentra tales negaciones desagradables. Incluso los talentos del director, los efectos especiales de Hollywood y la publicidad en los medios de comunicación no pueden superarlo. El tortuoso intento de Scorsese de justificar a su atormentado protagonista resulta tedioso y poco convincente.

Autoridad Docente de Hollywood

El «silencio» se basa en una novela 1966 del mismo nombre por el autor japonés Shusaku Endo. La trama gira en torno al personaje de ficción de un sacerdote jesuita portugués en Japón del siglo XVII en el momento de una violenta persecución anticatólica. La película representa una «lucha de fe» en la que el sacerdote debe elegir entre la vida de su rebaño y su fe. Frente a sus pruebas, encuentra que Dios calla ante sus súplicas, de ahí el título de la película. Finalmente, el mismo Cristo rompe el silencio al decir interiormente al sacerdote que puede negar la fe al exterior pisoteando su imagen para salvar a su rebaño.

Una historia tan superficial, tan contraria a todas las enseñanzas de la Iglesia, normalmente no representaría una amenaza para los católicos que son firmes en su fe. Sin embargo, Hollywood ha asumido trágicamente el papel de una autoridad magisterial para incontables católicos americanos. Así, la principal lección enseñada por la película -que negar la fe a veces puede ser algo justificado e incluso deseado por Dios- representa un peligro para los muchos no catequizados que podrían confundir el guion de Hollywood con las Escrituras. Cualquier silencio sobre «Silencio» puede ser mal interpretado como consentimiento.

No es el caso de analizar la película o explorar su complicada trama y sub tramas. Tales películas no son nada nuevo; son simplemente medios para reforzar ciertas premisas falsas que socavan la Fe. Es mucho mejor dirigirse a las premisas falsas mismas y, sobre todo, a las malas interpretaciones del martirio en la modernidad.

El martirio es derrota

La primera falsa premisa es la suposición moderna de que la vida es el valor supremo. Esta es una premisa terrible ya que si no hay valores dignos de morir por ellos entonces no hay una razón real por la que valga la pena vivir. En un mundo materialista que adora la vida y su disfrute, el martirio representa el fracaso. Los que renuncian a la fe y al martirio son ganadores. Los que no lo hacen son perdedores.

El mensaje de relatos ficticios como «Silencio» es que la vida debe ser adorada en tal grado que hasta Dios debe ser hecho cómplice de inspirar la apostasía que salva la vida de los fieles. Sin embargo, tales relatos son realmente ficción; Ignoran la realidad histórica de lo que sucedió.

El registro histórico

El registro histórico de los mártires japoneses es uno de los más gloriosos en la historia de la Iglesia. Es una reprensión ardiente de la idolatría de la modernidad por la vida. Decenas de miles sufrieron o murieron a manos de crueles verdugos. Si las historias son necesarias para inspirar a los autores, que los escritores hablen del valor, el heroísmo y la constancia de estos mártires japoneses, jóvenes y viejos, hombres y mujeres, religiosos y laicos, que alegremente dieron sus vidas por Cristo y ganaron para sí la corona de la eterna gloria. Si es necesario encontrar villanos para las historias, encuéntreselos en los crueles gobernadores y jueces que condenaron a los cristianos a la muerte.

En 1776, San Alfonso de Ligorio escribió el libro Victorias de los Mártires, que tiene una larga sección que cuenta historias increíbles de los mártires japoneses. Habla de una cristiana japonesa llamada Ursula, por ejemplo, que al ver a su esposo y a dos niños martirizados, gritó: «¡Seas alabado, Dios mío! Por haberme rendido digna de estar presente en este sacrificio, ahora concédeme la gracia de tener una parte de su corona.» Ella y su hija menor fueron decapitadas.

De hecho, cualquier sacerdote que salvara la vida de su rebaño renunciando a su fe sería injuriado por los fieles japoneses tanto por su negación como por privar al rebaño de la corona del martirio.

Si hay silencio en el «Silencio» de Scorcese, es ese silencio que ignora el coraje intrépido y la alegría sobrenatural de los mártires y misioneros japoneses cuyo testimonio era tan superior que sus enemigos fueron derrotados por sus argumentos y recurrieron a matarlos. Su martirio fue su victoria, no su derrota.

Los actos no tienen significado

Una segunda premisa es que los actos externos no tienen sentido. Los actos significan lo que la persona determina que sea. Tal premisa es típica del pensamiento postmoderno que «deconstruye» los actos de su significado y contexto naturales.

Así, cualquier beneficio o inspiración puede justificar un acto que signifique la negación de la Fe, ya que los actos no tienen un significado fijo. De hecho, el tema de la película envuelve la negación exterior con las buenas intenciones de la preocupación del protagonista por la seguridad de su rebaño.

Una vez más, esto muestra un profundo malentendido de la idea del martirio. La palabra mártir en sí significa testigo – una manifestación externa de Fe a los demás. La interpretación posmoderna de los dilemas del mártir cuestiona la idea de que puede haber testigos que están tan firmemente convencidos de las verdades de la religión católica que con gusto sufren la muerte en lugar de negarla. La «meta-narrativa» de los grandes hechos de los mártires ya no es valorada. Incluso la idea de la verdad es relativa. Todo debe ser reducido al nivel de la experiencia personal.

Una vez más, tal interpretación es contraria a la realidad histórica centrada en la noción de verdad objetiva. Los que persiguen a la Iglesia odian esta verdad y la ley moral enseñada por Cristo y Su Iglesia. Odian especialmente el testimonio público dado por los cristianos porque este testigo los denuncia por sus pecados y maldad. Todo lo que pedían a sus víctimas era un signo exterior de negación. Por esta razón, los perseguidores a menudo preferían obligar a los cristianos a negar la Fe más que quitarles la vida.

Históricamente, es por eso que aquellos que persiguen a la Iglesia están siempre dispuestos a ofrecer honores, oficios y beneficios a quienes renuncian a la fe. Siempre darán a los cristianos una excusa para dejar de ser testigos. Esto incluye aquellas «buenas intenciones» para disminuir los sufrimientos de la familia, los parientes y los compañeros cristianos. Sin embargo, esto es sólo un pretexto. De hecho, lo que quieren destruir es el testigo que los persigue y los llama a la virtud. Quieren que los cristianos renegados hagan pública su negación para desalentar el testimonio de los demás.

Afortunadamente, sus esfuerzos son a menudo frustrados por la constancia de los cristianos fieles que mueve a otros a la conversión. No entienden el encomio de Tertuliano de que «la sangre de los mártires es la semilla de la Iglesia» (Apologeticus, capítulo 50).

El Dios del Silencio

La premisa falsa final viene de una comprensión naturalista del mundo en la cual la gente no entiende cómo Dios trabaja en las almas. El mundo secular asume que la posición natural de Dios es la del silencio. Cuando los escritores seculares se ven obligados a imaginar la acción de Dios sobre sus personajes, lo retratan como un asunto puramente personal basado en sentimientos y emociones inconsistentes y fuera de la lógica de la ley divina.

Este es quizás el mayor malentendido de la Fe. Los autores modernos crean su propio dios del silencio y sus creyentes fuera de la vida de la gracia.

Tal combinación conduce a caracterizaciones absurdas como la de «Silencio». El martirio no puede basarse en la emoción o el sentimiento, ya que implica renunciar al mayor don natural del hombre: la vida. Esto es algo tan difícil que lograrlo está más allá de la fuerza humana. El martirio debe implicar la gracia, que ilumina el intelecto y fortalece la voluntad para permitir que los cristianos hagan lo que está más allá de la naturaleza humana. La gracia de Dios nunca permitiría que una persona negara a Cristo delante de los hombres.

Martirio – El fruto de la gracia

Por eso San Alfonso afirma que es una cuestión de fe que «los mártires deben su corona al poder de la gracia que recibieron de Jesucristo; porque es él quien les da la fuerza para despreciar todas las promesas y todas las amenazas de los tiranos y soportar todos los tormentos hasta que hayan hecho un sacrificio completo de sus vidas».

San Agustín afirma además que los méritos de los mártires consisten en ser efectos de la gracia de Dios y de su cooperación con la gracia.

En otras palabras, Dios no puede estar en silencio ante el martirio como afirma la película «Silencio» de Scorcese. Su justicia no permitirá que una persona sea tentada más allá de la capacidad de resistir. Está íntimamente involucrado en aquellos que enfrentan el martirio. Él les da la gracia, una participación creada en la vida divina misma. Afrontar el martirio sin gracia es imposible. Mientras Dios puede permitir las pruebas, Él nunca es silencioso.

Los católicos no pueden permanecer silenciosos

Y es por eso que los católicos fieles no pueden permanecer en silencio ante el «Silencio» de Scorcese. La película de Scorcese es una trágica negación de la gracia de Dios en un mundo que la necesita. En estos días en que los católicos están siendo martirizados, los católicos necesitan saber que Dios nunca calla. Nunca serán puestos en una situación donde Dios se traicione. Siempre estará allí cuando sea necesario.

La cosmovisión secular es tan estrecha de mente y asfixiante, pero por desgracia tan frecuente. La obsesión actual con el propio yo impregna la cultura hasta la exclusión de Dios. No es de extrañar que tantos piensen que hay «silencio» en el otro lado del martirio. Es en gran parte porque encuentran vacío en sus propias vidas. No pueden imaginar la acción de Dios y Su gracia.

En medio de la frenética intemperancia de los tiempos, las agitadas multitudes irónicamente no buscan a Dios donde siempre se encuentra-en el silencio de sus propias almas.

 

John Horvart II

Traducido por Néstor Martínez

Publicado originalmente en Return to order

Anuncios

  1. Pingback: catolicos santos

  2. Pingback: Por qué los católicos no pueden quedar silenciosos ante el «Silencio» de Scorsese – #MaraGomezCejas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s