La Encarnación 

“Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” 


Bendito seas Señor, Hijo de Dios,  que en este dulcísimo día siendo Omnipotente y Todopoderoso te humillaste haciéndote hombre, tan pequeño como nosotros, llegando a ser verdaderamente el último y el servidor de todos. 
“Bendita tu entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús”
Bendita sea María por siempre, a ti que en este dulcísimo día fue enviado el Ángel como presagio del divino Espíritu que te inundó para confeccionar de tu carne la carne del Hijo de Dios. ¡Bendita seas Virgen Inmaculada que sin perder la gloria de tu virgnidad engendraste en tu seno al Creador del Universo y llegaste a ser Madre de quien te dio la vida!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s