LA FE DE LA VIRGEN ​MEDITACIÓN 1

MEDITACIÓN 1: LA FE DE LA VIRGEN Tomado del libro “Puntos breves de meditación sobre la vida, virtudes y advocaciones litúrgicas de la Santísima Virgen María” del Rev. Padre  Ildefonso Rodríguez Villar. Originalmente publicado en 1942.

Inmaculada Concepción

Inmaculada Concepción

1.° ¿En qué consiste? — La Fe esencialmente consiste en creer una cosa sólo porque Dios nos la ha revelado. — Comprende la importancia y el mérito de esta definición. — No hay que creer porque lo entendamos o lo demostremos con evidencia, como sucede con las verdades humanas…, sino que hemos de someter nuestro juicio… y nuestro parecer… y nuestros sentidos… y nuestra razón misma…, a la palabra de Dios. — Él lo dice y ya basta para que creamos sin buscar ni desear más razón que esa. — ¡Qué humildad!…, ¡Qué sumisión!…¡Qué confianza en Dios supone el acto de fe! — Por eso tanto agrada al Señor…, por eso también tanto le ofende el pecado de incredulidad.
Piensa la injuria que se hace a una persona cuando dice algo y no se la cree… Sencillamente estamos dudando entonces de su veracidad y juzgamos o que nos engaña con malicia, o al menos se engaña y se equivoca en lo que dice. — Es decir, que cuando no creemos a alguien, es porque le tenemos por ignorante y no sabe lo que dice…, o por mentiroso, que trata de engañarnos.
Aplica esta regla al acto de fe divina, y comprende la enormidad del pecado y de la ofensa que para Dios supone el que el hombre tenga a Dios por ignorante o por mentiroso, y por eso no le crea. — ¡Qué horrible desvergüenza!… ¡Qué espantoso atrevimiento! — La fe, por tanto, es una virtud sobrenatural… infundida por Dios en el alma…, cuyo objeto es el mismo Dios. — Por eso se la llama virtud teologal…, que nos da a conocer a Dios no por medios humanos… ni con las luces de la razón, sino por la influencia de la divina gracia. — ¿Qué extraño, siendo esto la fe, que se encontrara en grado tan heroico en la Santísima Virgen? — Dios tuvo complacencia especial en infundir esta hermosísima virtud en su Madre Santísima… para que nos sirviera de modelo. — María cree siempre… con sencillez…, con confianza…, sin vacilaciones ni dudas, en la palabra de Dios.
2.° Un caso de fe. — Es fácil encontrar ejemplos de éstos en la vida de María. — Recuerda uno de ellos: el Ángel de la Anunciación pone a prueba su fe…, la dice de parte de Dios que concebirá y dará a luz un hijo… Ella, la Virgen, ¿podía ser Madre? — Naturalmente esto es Imposible… Sin embargo, no duda…, no vacila… En cuanto conoce la voluntad de Dios, cree en El y acepta todo lo que el ángel la dice. — Compara esta fe suya con la incredulidad de Zacarías… días antes que a Ella, se aparece el mismo ángel a Zacarías y le anuncia el nacimiento del Precursor. — Zacarías, duda…, no cree con firmeza al Ángel… y Dios le castiga…, le deja mudo. — Zacarías no tenía más razón para dudar, que su ancianidad… María tenía la de su virginidad. — A Zacarías se le anuncia un hijo que será el Precursor del Mesías… A María el mismo Mesías… y, sin embargo, Zacarías duda… y María cree.
Recuerda el caso maravilloso de la fe de Abraham. — Dios le dice que será padre de una gran descendencia… y para eso le anuncia un hijo,Isaac…, pero a la vez le manda que le sacrifique aquel hijo único que tiene… ¿Cómo se va a multiplicar su descendencia de este modo?… Abraham, no obstante, cree sin vacilar la palabra de Dios…, se dispone al sacrificio… y merece, por ello, ser llamado «Padre de los creyentes». Imagen es ésta de la fe de María… Dios la ha inspirado su voto…, único…, desconocido hasta entonces, de la virginidad. — Sabe que esto significa renunciar a la posibilidad de ser Madre del Mesías, que era el anhelo santo de todas las mujeres judías… María, por agradar a Dios, renuncia generosamente y se hace Virgen… Pero ahora el Ángel le anuncia su gloriosa maternidad, y María…, sin dudar ni vacilar…, pregunta si es esa la voluntad de Dios, y en cuanto la conoce, la abraza y cree firmemente todo lo que se la dice. — Ella no sabe cómo puede ser eso…, su razón choca con la unión de la virginidad y la maternidad…,pero somete su criterio…, su parecer…, su razón misma… y cree con irmeza y sencillez… ¡Qué fe más grande la de María!
3.° Consecuencias. — Si tuvierais fe, dice Cristo, traspasaríais los montes… La fe es la que hace los milagros. — En el Evangelio, el Señor parece que se recrea en hacernos ver que era la fe la que obraba los prodigios. — Así dice: «Vete, tu fe te ha salvado.» Y otras veces: «Sea como tú has creído.» En María, obró el milagro de los milagros…; su fe atrajo al Hijo de Dios, de los Cielos a su purísimo seno… Así lo dice Santa Isabel cuando la Visitación: «Bienaventurada Tú, porque has creído…» Así también sucederá en ti. — Una fe de esta clase, será en ti la fuente de las grandes bendiciones… y de las gracias extraordinarias del Señor. — Él las derrama abundantísimamente en el que de este modo en Él cree y en Él confía. — Pero comprende bien el valor de la fe de la Virgen y compárala con la tuya… ¿También imitas en esto a tu Madre?… ¿Es sencilla tu fe y crees firmemente no ya sólo los dogmas y verdades reveladas, sino todo lo que el Señor, de una o de otra manera, te dice?… ¿O eres de los que creen que es cosa de Dios, lo que les agrada… y desechan lo que les disgusta?
Dios te hablará, además, directamente a tu alma por medio de sus inspiraciones, y también te hablará por medio de tus Superiores y representantes suyos… ¿Los oyes y los crees? Y si los crees, ¿sabes someter tu voluntad y tu parecer propio al suyo…, aunque no entiendas el cómo ha de ser…, ni el por qué de lo que te dicen? — ¿Imitas a tu Madre en esta sumisión a lo que te dicen de parte de Dios y la aceptas… aunque te cueste…, aunque te humille? — Termina pidiendo a la Santísima Virgen una fe semejante a la suya, y una docilidad grande, cuando oigas la voz de Dios que te llama, para que le creas y le sigas en todo momento…, sin vacilar ni un instante.

Guadalupe es su nombre

La virgen de Guadalupe en México, misteriosamente no le dice su nombre a San Juan Diego, sino a su tío Juan Bernardino cuando le cura milagrosamente de su enfermedad. El Nican Mopohua, principal fuente sobre el hecho histórico de la aparición de la Virgen de Guadalupe en México, escrito en idioma nahuatl, no deja dudas … Sigue leyendo

“La tilma de la Virgen de Guadalupe es una obra de arte divina”

“La tilma de la Virgen de Guadalupe es una obra de arte divina”. La ciencia revela misterios… La Santísima Virgen María, Nuestra Señora de Guadalupe, continúa regalando gracias espirituales al conocerse -por el avance de la ciencia- las señales plasmadas en la tilma que fuere de san Juan Diego. “Aquí se cuenta se ordena como … Sigue leyendo

SOBRE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

  “INEFFABILIS DEUS” Epístola apostólica de Pío IX 8 de diciembre de 1854 SOBRE LA INMACULADA CONCEPCIÓN 1. María en los planes de Dios. El inefable Dios, cuya conducta es misericordia y verdad, cuya voluntad es omnipotencia y cuya sabiduría alcanza de límite a límite con fortaleza y dispone suavemente todas las cosas, habiendo, previsto … Sigue leyendo

SAN FRANCISCO, HERALDO DE MARÍA, LA MADRE DE JESÚS

FRANCISCO, HERALDO DE MARÍA, LA MADRE DE JESÚS por José Álvarez, OFM Decir que san Francisco no fue un teólogo de escuela resulta ya un tópico, pero es verdad. Él no es un teólogo, es un lugar teológico, diríamos. Por eso, cuando nos acercamos a él para tratar un tema, uno se encuentra desarmado, porque … Sigue leyendo

LOS PRIMEROS CRISTIANOS Y LA VIRGEN

LOS PRIMEROS CRISTIANOS Y LA VIRGEN San Cirilo de Alejandría con motivo del final del Concilio de Éfeso –año 431-,en el que se proclamó la Maternidad divina de María, nos dejó el más célebre elogio mariano de la antigüedad… Encomio a la Santa Madre de Dios Dios te salve, María, Madre de Dios, tesoro veneradísimo de … Sigue leyendo

AMAD AMIGO MIO, AMAD Y AMAD MUCHÍSIMO A MARÍA

Carta de San Antonio María Claret. AMAD AMIGO MIO, AMAD Y AMAD MUCHÍSIMO A MARÍA San Antonio María Claret, año 1807 a 1870, nació en Sallent, y murió en Fontfroide (Francia); Obispo de Santiago de Cuba, fundador de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María. Patrón de tejedores. Carta a un devoto del Corazón … Sigue leyendo